En busca del destino

Por el Dr. Jorge Rachid

Especial para Entrechilenos Online

Reconstruir la historia es un acto posible aunque subjetivo. Construir el futuro es impredecible al imaginar pero posible de soñar utópicamente. Puede ser desde lo colectivo o desde lo personal, pero intentarlo es siempre válido cuando la matriz que lo sustenta, tiene valor en los intereses del pueblo. Desde que la Doctrina de Seguridad Nacional de los años sesenta se mostró incapaz para el Imperio de manejar su patio trasero, el Consenso de Washington abrió paso a las Democracias Limitadas como forma de control social, económico y político de América Latina. Democracia ésta, que tenía como condición excluyente su adscripción al Dios Mercado, a la Libertad del Mercado con mayúsculas que nos haría partícipes directos de la Globalización y la Modernidad.

Así la cultura dominante, colonizadora se metió por la ventana mientras los argentinos creíamos que habíamos ganado la democracia por esfuerzo propio. El individualismo entonces reemplazó la solidaridad, el éxito hoy a un “mañana posible”, el voto a la utopía, el carguismo a la lucha y el manejo político a la ideología. Hasta vinieron a nuestro país, supuestos pensadores a darnos cátedra del Fin de la Historia y del Capitalismo Renano, otros sobre los valores a defender del Occidente Cristiano y por último los iniciadores del gobierno global con desaparición de las soberanías nacionales.

Se había terminado el Estado – Nación y comenzaba el mando del “grupo de los 7” a cargo del ejecutivo mundial, la ONU como supuesto Parlamento, el FMI, el BM y otros fundiendo de verdaderos Ministerios de Economías, las OTAN como FFAA mundiales, la OMS como Ministerio de Salud y la UNESCO como de Educación. Todo armadito para que los países dejen de preocuparse de problemas económicos e internacionales y sólo contengan los conflictos sociales internos con cuotas partes de recursos excedentarios para los pobres y desposeídos. Recursos por supuesto otorgados por créditos que endeudaban al país por parte de los organismos internacionales.

Esa cultura dominante por mas de 30 años, fraguada en el dolor de los genocidios sucesivos, el de la dictadura primero y el social después, sigue vigente hasta hoy ya que atravesó generaciones de jóvenes que se iban incorporando a la vida activa, social y políticamente. Jóvenes que salvo los rincones familiares de relatos de oralidad de la historia, fueron bombardeados por la lógica triunfante del pensamiento único, del hegemonismo imperial y del posibilismo como voluntad limitada de crecimiento. Como los viejos inmigrantes de principio del siglo XX cuando contaban historias de sus parajes lejanos y experiencias de vidas pasadas, en la Argentina, la culminación de la batalla contra el peronismo iniciada en el 55 a sangre y fuego tenía su coronación de la misma forma en el 76. Para consolidar esa victoria el cambio de los ejes culturales, los paradigmas solidarios y las formas de articulación social debían ser profundos, para acabar de una vez por todas con las teorías populares que supuestamente privaron a nuestro país de encolumnarse en la cadena de virreinatos americanos, bajo la pátina de supuestas democracias controladas.

Así la fragmentación y la diáspora social fueron el escenario propicio para cualquier experimento de probeta social. La mayor ingeniería social del siglo XX fue Argentina desplazando mas de 17 millones de argentinos de la pirámide social, la experiencia Brady de privatización de activos diseñada por el FMI para supuestamente desendeudar países se hizo con nosotros y en nombre del peronismo, el crecimiento de la deuda externa y la apropiación del ahorro interno fueron un juego de pinzas para el vaciamiento nacional, el subsuelo de la Patria entregado en vez de sublevado parafraseando a Scalabrini Ortiz es casi una parodia, las 7 reinas dueñas del campo y los productores, quedando la desocupación, la marginalidad y la pobreza, dueñas del dolor de los argentinos.

Fragmentación expresada desde las Madres de Plaza de Mayo a cada uno de los partidos políticos, desde la CGT hasta la UIA. Todo dividido como los parabrisas antiguos, astillados al punto de no dejar ver a quien conduce. Fácil de monitorear un país en disgregación y crisis, siempre buscando liderazgos mesiánicos y salvadores o salidas fáciles de construir. Alianzas con cualquiera, a cualquier precio, antípodas conceptuales que dejan de serlo por una elección, coherencias de vidas destruidas por un acto de pedantería cultural neoliberal. Lo que no está en pantalla no sirve y quien no tiene recursos no juega, sean del origen que sean, de padre Corleone o primo Presidente o Ministro, no importa. El nepotismo cerró las puertas al pudor y la verdad revelada reemplaza al discurso único como nueva forma de imposición.

De Planificación Estratégica, ni hablamos, de Pensamiento Crítico menos aunque de candidatos estamos llenos, los Partidos sin internas y sin funcionamiento y las organizaciones sociales se dividen entre adictas incondicionales y contestatarias irresponsables. Un mapa desolador.

La Economía bien, la distribución de la riqueza mal. La política de Derechos Humanos sobre la Verdad y la Justicia es saludable si es abarcativa de la historia y gestadora de conciencia colectiva. La Salud reemplazada por la atención precaria de la enfermedad, medicina para ricos y otra para pobres. Lo mismo la Educación que es como despedirse de la movilidad social ascendente de un país mas justo. El Peronismo carne de agravios y víctima siempre, aparece como victimario de la historia en eje de la construcción de un nuevo espacio, como si fuese necesario negar nuestra historia para construir un destino. Como si alguien pudiese cambiar sus cargas de ADN a lo largo de su vida porque no le gusta la carga que tiene, porque la tía es chueca o el hermano es Down.

El camino correcto no habilita actitudes incorrectas. La recuperación macro no garantiza distribución justa y menos aún continuidad en el tiempo. El liderazgo se construye desde la pluralidad del ejercicio del poder, no desde el aislamiento y mucho menos desde ejes falsos de confrontación. En cualquier proceso nacional profundo los hombres y mujeres del campo nacional y popular no estarían enfrentándose por bancas y espacios de poder insignificante o generoso, porque lo único importante y trascendente sería el proyecto nacional y los intereses del pueblo. El enfrentamiento electoral que ahonda la fragmentación nacional, es siempre neoliberal y contrario a los intereses nacionales ya que plantea divisiones donde no existen en lo estratégico y extrapolan conflictos personales, de mediocre intensidad y bajo vuelo intelectual.

La adscripción voluptuosa al poder sólo lo deteriora y lo vacía de contenido, impidiendo un debate enriquecedor sobre el país. Mas daño aún produce en éste proceso que sectores populares adversos al poder, enarbolen críticas desde posiciones mediáticas oligárquicas y gorilas sin intentar correcciones de rumbo, con propuestas movimientistas nacionales y populares bajo el signo del Peronismo, eje cultural del pueblo argentino sea o no peronista.

Permite además ésta práctica a los sectores del poder permanente neoliberal, maniobrar sobre el modelo de construcción social, estigmatizándolo sin aparecer, reservándose el papel de componedores a la hora del triunfo, sea de quien sea. Pese a haber sido derrotado el eje cultural neoliberal en las gestas del 2001, la estructura que solidificó durante décadas esa permanencia sigue escribiendo la agenda, aunque limitada en su accionar pero inflexible a la hora de defender el modelo de acumulación rentística gestado durante años. Los Bancos, las AFJP, las ART, la medicina prepaga quiebre del sistema solidario así lo atestiguan. Hubo avances importantes para equilibrar lo obsceno de la apropiación indebida del ahorro interno, pero sólo suavizan por ahora, esos avances, el daño y el dolor provocado por décadas de abuso.

La construcción de un destino común es de una Patria para todos, con una justa distribución de la riqueza como hecho económico pero reconstruyendo la dignidad del hombre argentino detrás de un Proyecto Nacional que garantice analfabetismo CERO en los próximos 3 años, salud preventiva y eliminación de endemias de fácil control, plan nacional de salud federal e igualitario para todos los habitantes del país, producción , investigación y desarrollo nacional de medicamentos y tecnologías de punta, vivienda dignas, agua corriente y cloacas como eje sanitario, rutas seguras, trabajo pleno, valor agregado a los comodities, producción energética alternativa, control del subsuelo y del medio ambiente forestando los miles de hectáreas productivas por régimen de lluvias en nuestro país, manejo pleno de los espacios aéreos, marítimos t terrestres.

Recuperar la capacidad de decisión soberana no sólo en las mesas de negociaciones sino en la formulación de un plan maestro estratégico acordado con todos los sectores del campo nacional con compromiso Latinoamericano.

Es un desafío pero también una oportunidad única de empezar a transitar construyendo un nuevo paradigma junto al pueblo argentino.

DR. JORGE RACHID

IBAPE-CESS-MNyP

2 de abril de 2007 a 25 años de la gesta de Malvinas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: