La “princesa naranja” de Ucrania quiere apostar contra Rusia.

 Vremia Novostei.

 La política occidental en relación con Rusia ya tiene ideólogos nuevos, constata el experto ruso Fiódor Lukiánov en alusión a Julia Timoshenko, dirigente de la “oposición naranja” de Ucrania.

La “princesa naranja” ha escrito un artículo titulado “¡Frenar a Rusia!” que a finales de abril saldrá en la influyente revista estadounidense Foreign Affairs. Las cosas que se plantean en el artículo se han repetido en Occidente en múltiples ocasiones pero es la primera vez que se exponen con tanta coherencia y en forma tan concentrada las reclamaciones con respecto a Moscú. Timoshenko es la primera que responde sin ambages a una pregunta que se hacen constantemente los estrategas y politólogos occidentales: ¿Cuál es la mejor manera de comportarse ahora con Rusia, la cual ha logrado recuperarse del caos de los 90 mucho antes de lo que se esperaba?

El Kremlin, según Timoshenko, ha perdido “el sentido de la proporción” por el flujo de petrodólares y, para que lo recobre, se necesita una actuación coordinada de Occidente en todas  las asignaturas: derechos humanos, Chechenia, Kosovo, Carta Europea de Energía, Irán o relación de Rusia con sus vecinos.

Antes de Timoshenko, nadie se atrevía a plantear explícitamente la necesidad de una nueva política de disuasión. Todavía se mantiene la estela de “cooperación estratégica” que Rusia y Occidente proclamaron en las ruinas de la URSS. No caben dudas de que la “princesa naranja” va a encontrar numerosos partidarios, y que su artículo tendrá una acogida calurosa a ambos lados del Atlántico.

Da la impresión de que a Julia Timoshenko le ayudó en la redacción de esta obra algún conciudadano de George F. Kennan, a quien consideran uno de los principales autores ideológicos de la Guerra Fría.

Parece sintomático que el artículo sea publicado en pleno fragor de la nueva crisis política en Ucrania. Todo indica que va tocando fondo la época de Víctor Yúschenko, presidente débil y proclive a las fórmulas de compromiso. Al primer plano se promueve precisamente Julia Timoshenko, la ideóloga más carismática e intransigente de la “revolución naranja” en Ucrania.

A juzgar por el artículo, Timoshenko quiere apostar por una política marcadamente antirrusa y exacerbar las controversias geopolíticas, en vez de paliarlas. En estas condiciones, difícilmente podemos esperar que Moscú siga resistiendo a la tentación de inmiscuirse, lo cual significa que en el gran juego ucraniano se iniciará, probablemente, una partida nueva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: