Por el triunfo de la sensatez

Ecuador, de cara al plebiscito del domingo 

APM

Ayer cerró la campaña electoral para la convocatoria a una Asamblea Constituyente. El presidente Correa necesita de un contundente triunfo para dejar de atrás décadas de pobreza, desidia, desigualdad y un Estado oligarca.

Ayer cerró oficialmente la campaña electoral para la convocatoria o no a una Asamblea Constituyente que dicte una nueva constitución para Ecuador. El presidente Rafael Correa se mostró confiado en obtener una “contundente victoria”, aunque la jugada del mandatario no es sencilla: en las elecciones que lo invistieron como tal, no presentó candidatos al Poder Legislativo, y anunció que si no gana esta pulseada, dejaría el cargo.

Nueve millones de ecuatorianos van a encontrarse en las salas de votación con la boleta que va a preguntar “¿Aprueba usted, que se convoque e instale una Asamblea Constituyente con plenos poderes de conformidad con el estatuto electoral que se adjunta, para que se transforme el marco institucional del Estado y elabore una nueva Constitución?”.

Es lógico que un gobierno que pretende derrotar la crisis histórica y no administrarla busque soluciones de fondo. No resulta fácil llevar a cabo las arduas tareas que la coyuntura impone con un Estado que ha favorecido el atraso reinante.

Correa solicitó a los electores “votar por el sí, por el futuro, por un país positivo, no por lo negativo, no por el odio, no por el rencor”, en una entrevista ofrecida a un canal de televisión de la ciudad de Cuenca.

El presidente predijo una victoria “cuatro a uno” en la consulta del próximo domingo, y consideró que “votar nulo significa hacerle el juego a quienes se oponen a los cambios profundos”.

“Nuestra propuesta es de que haya una Asamblea Constituyente que haga una nueva Constitución y que apruebe ciertas leyes fundamentales, y que haya un Congreso que se limite a fiscalizar”, acotó el mandatario.

Por su parte, la derecha, histórica responsable del estado de situación actual en el país ecuatorial, como los ex presidentes Fabián Alarcón y Osvaldo Hurtado, se opusieron a la instalación de una Asamblea, calificándola de “ilegal” e “innecesaria”.

Según la encuestadora Perfiles de Opinión, el 86 por ciento de los ecuatorianos apoyan las reformas políticas propuestas a través de una Asamblea Nacional Constituyente. Otra encuesta le otorga el triunfo al sí por el 63 por ciento de los sufragios, un 20 por ciento en contra, y un 17 por ciento de abstenciones.

Cerca de 9,2 millones de ecuatorianos están convocados a las urnas, y Correa requiere de unos tres millones de votos para aprobar su Constituyente, considerando un 30 por ciento de ausentismo y tomando en cuenta los votos blancos y nulos.

El presidente promueve una Constitución de corte socialista que, según él, acabará con el Estado centralista, la politización de los tribunales y la justicia y recortará la facultad del Congreso de echar presidentes.

Asimismo, reposicionará al Estado como “planificador, regulador y promotor de la economía” y profundizará la propiedad de los recursos naturales en un país donde operan varias multinacionales petroleras y mineras.

El domingo, casi catorce millones de ecuatorianos van a decidir entre mantener el status quo o iniciar un proceso novedoso y nítidamente superador del pasado histórico de esa nación. Sepa el pueblo votar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: