El Vaticano amenaza con demandar a INDYMEDIA

Por: Elena Botica (INDYMEDIA)

Lo que intenta este proceso motivado por razones políticas es, evidentemente, restringir la libertad de expresión. Quiere silenciar las críticas satíricas contra la posición política del nuevo Papa publicadas en una página web de izquierdas. Allá por Abril de 2005, en el periódico digital World Press apareció la noticia de que el abogado del Departamento Público italiano Salvatore Vitello iba a emprender una acción legal contra un fotomontaje satírico que mostraba al Cardenal Ratzinger ataviado con un uniforme nazi. Pocos meses después, su intención se materializó en una petición que está siendo considerada por el Tribunal Superior de Justicia de Brasil (STJ). En ella se exige la retirada de la página de la Red y que se revele la identidad de las personas responsables del sitio web, registrado en Brasil.

El caso en cuestión es un claro ejemplo de la ambigüedad con que se trata el tema de la libertad de prensa. Cuando el incidente de las caricaturas de Mahoma en el periódico danés Jyllands-Posten, la opinión pública de la democracia liberal se apresuró a condenar el fanatismo y la restricción de la libertad de expresión. Ahora que la sátira se refiere a una figura religiosa que ocupa un puesto privilegiado a nivel internacional, la justicia italiana, en colaboración con el Vaticano, inicia una especie de persecución política en la Red.

El fotomontaje que se juzga en el proceso es un collage satírico publicado en la página web de Indymedia Italia en Abril de 2005. IMC es una red internacional de sitios web donde los lectores pueden publicar abiertamente noticias y opiniones, que se estableció en 1999 para albergar las protestas contra la OCM en Seattle. Este fotomontaje es una contribución anónima de uno de los usuarios y simplemente une la cara del Papa Benedicto XVI con el cuerpo de un oficial nazi. La foto está acompañada del siguiente comentario, que las autoridades italianas consideran ofensivo: ‘Papa nazi – felicidad para todos los fieles. Tras el anticomunista reaccionario ahora llega el ultrareaccionario nazi’.

La definición de sátira es ‘composición que ridiculiza y critica a personas e instituciones a través de la exageración cómica’. El derecho a la sátira es uno de los pilares de la libertad de expresión y prensa, y es quien garantiza que todos los periódicos y revistas puedan publicar dibujos y caricaturas a diario. Como toda hipérbole, la sátira siempre se basa en algunos elementos de la realidad que aparecen maximizados para lograr un efecto humorístico.

En el caso del fotomontaje del Papa, el elemento real es que el Papa Benedicto XVI fue miembro de las Juventudes en Alemania a la edad de 14 años, así como el hecho de que su política durante el mandato de Juan Pablo II era considerada de ultraconservadora. El objeto de la caricatura no es la fe católica sino más bien la orientación política de la persona que ocupa el cargo de Papa, como se explica en el comentario. A pesar de que el fotomontaje reúne todos los elementos que caracterizan a una sátira y debería ser protegido por las leyes que defienden la libertad de expresión, las autoridades italianas hacen alusión a un artículo del Código Penal que criminaliza el ‘desprecio hacia un ministro de la fe católica’, pues el catolicismo es la ‘religión estatal’ en Italia. Sin embargo, la jurisprudencia establecida en Italia considera que el argumento que fusiona religión y Estado está obsoleto y es ilegítimo. Es decir, que el argumento principal de la solicitud presentada por Vitello se cuestiona incluso en su país de origen. Aunque Indymedia no es el autor del artículo tratado, el mantenimiento de la página donde se halla publicado es para nosotros una cuestión de principios. Creemos que el fotomontaje es una crítica satírica de la posición política adoptada por el Papa a lo largo de su carrera eclesiástica y que el abogado Salvatore Vitello ha criminalizado una publicación basándose en artículos anticuados del Código Penal, especialmente cuando este Código ha cambiado sustancialmente lo escrito. La petición enviada el STJ se basa en el acuerdo judicial de cooperación mutua entre Brasil e Italia que limita dicha cooperación a casos pronosticables según la legislación de ambos países y a delitos sin carácter político. Sin embargo, la ley brasileña no da especial protección a los ministros que profesan la fe católica. Y aunque la petición reconoce que el juicio no tiene carácter político, hace alusión a la página web de Indymedia como un ‘punto de información de la izquierda enemiga’.

Está claro que el proceso va a restringir la libertad de expresión y que ha sido causado por motivos políticos. Lo que intenta es silenciar la crítica satírica a las ideas políticas del nuevo Papa publicada en un sitio web de izquierdas. Esperamos que el magistrado del Tribunal Superior que se encargue del caso lo entienda así también. Igualmente confiamos, como comunidad internacional que somos, en que la sociedad brasileña manifestará su oposición a este intento de acallar cualquier crítica contra la controvertida orientación política del Papa, llevada a cabo por el procurador estatal italiano. Este ha mandado recientemente la petición a las autoridades judiciales italianas, pero en Brasil todavía la están procesando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: