Los jinetes del Apocalipsis

Los Mexicanos más ricos

Héctor Mora

Rebelión

En poco más de un cuarto de siglo el neoliberalismo, como política de estado ha beneficiado a muy pocas personas a costa de miles de millones que se empobrecen de manera progresiva y alarmante. Al grado de que el 2% de los hombres más ricos del mundo poseen más de la mitad de la riqueza mundial y el 10% más rico de la población es dueño del 85% de la riqueza mundial (Davis, 2006).

Pero el mayor beneficiario del neoliberalismo es un individuo que nació en México hace 67 años. Este señor pasó de ser un empresario medianamente afortunado a convertirse en el poseedor de la tercera fortuna más grande del mundo en tan sólo 16 años.

La revista Forbes publica cada año una lista de las personas que poseen mil millones de dólares o más en todo el mundo. En 2007 Forbes detectó en todo el mundo a 946 personas que son ricas en miles de millones de dólares (MMD). Vale recordar que habitamos el planeta algo más de 6,500 millones de personas, de manera sólo el 0.000014% (1.4×10-5) de la población pertenece a este exclusivo grupo o en otras palabras por cada 6.87 millones de habitantes del mundo hay un mil millonario.

De los poco menos de mil super ricos del mundo sólo el 17% es menos rico que el año pasado; el 66% acrecentó su descomunal patrimonio y el resto permaneció mediocremente estancado. El 17% mencionado incluye a 32 infortunados que cayeron por debajo de nivel mínimo para aparecer en la famosa lista, es decir, la desgracia los llevó a que su fortuna personal sea, ¡horror! menor a mil millones de dólares. Pero para fortuna del mundo democrático y civilizado 178 personas lograron acrecentar su fortuna y completaron más de 1 MMD, por lo que consiguieron ser incluidos en la lista. Entre estos recién llegados se incluyen 17 que habían caído en desgracia, pero con tesón y esfuerzo volvieron a la vendita lista (Forbes, 2007). Bien por ellos.

En 2007 la maltrecha dignidad nacional es modestamente rescatada por 10 empresarios mexicanos. El último de los mexicanos en la lista de los más ricos del mundo es Alfredo Harp Helú (primo de Carlos Slim) ubicado en el lugar numero 618. El señor tiene 63 años y posee 1.6 MMD. Fue dueño de Banamex, luego de comprárselo al gobierno de Carlos Salinas a precio de ganga (ayudado por un préstamo del propio gobierno), pero saltó a la fama en 2001, pues al vender Banamex a Citigroup su fortuna creció al grado de permitirle codearse con la crema y la nata de los ricos del mundo (Forbes, 2007).

Le sigue, en la posición 583, Lorenzo Zambrano de 62 años, dueño de Cemex, empresa fundada por su abuelo en 1906 en Monterrey, que hoy es la segunda sementera del mundo con plantas en todos los continentes. Posee 1.7 MMD (Forbes, 2007).

En la posición 557 se encuentra Isaac Saba Raffoul de 83 años y dueño de 1.8 MMD. Vende producto farmacéuticos, de salud y de belleza mediante su Grupo Casa-Saba (Forbes, 2007).

Empatados, con otros en las posición 488, Roberto Hernández Ramírez y María Asunción Araburuzabala comparten suerte, ambos poseen 2.0 MMD. El tiene 65 años y también era socio de Banamex y se volvió super rico cuando Citigroup compró el banco recién privatizado. Ella tiene apenas 43 años y es dueña de Grupo Modelo (cerveza). Su exsocio Emilio Azcarraga Jean de 39 años, ocupa la posición 458 pues su fortuna personal asciende a 2.1 MMD. Como todo mundo sabe es dueño del monopolio de la comunicación: Televisa (televisión, radio, satélite, Internet, publicidad, revistas, etc.) (Forbes, 2007).

Muy por arriba de estos super millonarios de mediano pelo se encuentra, en la posición 194, Jerónimo Arango de 81 años de edad con una fortuna de 4.3 MMD. Fundó con sus hermanos Bodega Aurrera en 1958, posteriormente creó Cifra y se expandió con Vip´s, El Portón y Suburbia. Cifra se asoció con Wal-Mart en los 90 y fue absorbida por esta (Forbes, 2007).

Para ardor de su competidor Azcarrada, en la posición 172 esta Ricardo Salinas Pliego de 51 años y poseedor de 4.6 MMD. Es dueño de TV Azteca, Electra, Banco Azteca y otro montón de empresas (Forbes, 2007).

En posición un poco más digna de envidia (la 158) encontramos a Alberto Bailleres de 74 años que poseen la friolera de 5.0 MMD. Es dueño de la mayor mina de plata del mundo que adquirió, para sorpresa de todos, en una privatización, de la minera Industrias Peñoles, del Palacio de Hierro y es miembro del consejo de FEMSA, la mayor empresa de bebidas suaves y cerveza en América Latina (Frobes, 2007).

Además, de ser super ricos estos ilustres personajes tienen en común que la mayoría de ellos heredaron su fortuna, pero todos la multiplicaron por obra y gracia del neoliberalismo (privatizaciones mediante) durante los sexenios de Miguel de la Madrid y Carlos Salinas, la mayoría están hermanados en ese gigantesco y grotesco fraude denominado Teletón y casi todos ellos fueron los patrocinadores de las encuestas mágicas que daban como ganador de la elección presidencial de 2006 a Felipe Calderón, de la campaña difamatoria en contra de Andrés Manuel López Obrador, de la millonada metida ilegalmente a la campaña de Felipe Calderón, del fraude electoral perpetrado contra la voluntad del pueblo de México y, finalmente, del gobierno militarista que se nos impuso.

Sábese que Roberto Hernández Ramírez operó, a través de obscuros personajes como Vicente Fox, Elba Esther Gordillo y José Luís Barraza (entonces presidente del Consejo Coordinador Empresarial), la confabulación contra la voluntad popular; que Emilio Azcarraga Jean, Ricardo Salinas Pliego y otros pusieron al servicio de la conjura sus medios de comunicación (televisión, radio, prensa); y que Jerónimo Arango (Wal-Mart) y otros intentaron forzar a sus empleados a votar por Calderón.

De manera que el club de los super ricos usó su poder económico (sumado al de otros que no alcanzaron el honor de aparecer en la lista de Forbes) para imponerle a más de cien millones de mexicanos como presidente a uno de sus empleados, para que las cosas sigan funcionando en su favor.

Pero la cereza del pastel es Carlos Slim Helú que posee, según la multicitada revista 49 MMD, 19 MMD más que el año pasado. Por ser el campeón del capitalismo mexicano merece un comentario más amplio.

Resulta que el señor Slim era un empresario prospero, que gracias a sus relaciones con el grupo de Carlos Salinas de Gortari, durante el sexenio de Miguel de la Madrid multiplicó su fortuna.

Como parte del plan para reventar a la banca nacionalizada, Slim y otros empresarios abrieron casas de bolsa que el gobierno y los medios de comunicación apoyaron convenciendo a cientos de miles de incautos mexicanos de poner sus ahorros (en decenas de miles de casos se trataba del producto de las liquidaciones promovidas y realizadas por el gobierno de Miguel de la Madrid) en manos de las casas de bolsa, para que compraran acciones de empresas en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), en lugar de guardarlo en la banca nacionalizada.

Para infortunio de los inocentes e ilusos ahorradores y para fortuna de los dueños de las casas de bolsa, en 1987 la BMV se colapsó por la acción de misteriosos especuladores (Palacio, 2006). El resultado fue que cientos de miles de mexicanos perdieron sus ahorros y unos cuantos dueños de casas de bolsa multiplicaron de la noche a la mañana sus fortunas, entre ellos destaca el Ingeniero Carlos Slim Helú.

Así, nació un imperio. Pero siguió creciendo, con el favor de Carlos Salinas de Gortari. En 1990 el Grupo Carso de Carlos Slim gana la puja, pues hace la mejor oferta, para comprar Teléfonos de México (Telmex) con la ayuda de su amigo Carlos Salinas, entonces Presidente de México, que además de información privilegiada le facilitó un oscuro préstamo del Gobierno Federal para que pudiera comprar Telmex al Gobierno Federal; la privatización más cuestionada de las miles que realizaron los gobierno neoliberales. Slim nunca cumplió los compromisos de mejorar el servicio y ofrecer precios económicos del servicio telefónico. El servicio siguió siendo muy deficiente y los precios crecieron desmesuradamente, al grado que es el más caro del mundo.

A consecuencia de tan ventajosa compra el señor Slim aparece por primera vez en las listas de Forbes, como poseedor de un mil millones de dólares sólo un año después, en 1991.

Permaneció en ese nivel hasta 1995, pero en 1996 la revista Forbes lo reporta como poseedor de 6,100 millones de dólares. Para 1997 aparece en la posición 37 con 6,600 millones de dólares, como fortuna personal.

Los siguientes años, la riqueza del señor Slim continua creciendo de manera lenta pero consistente. Con el cambio de milenio el crecimiento de su fortuna se acelera hasta convertirse en exponencial (ver tabla y grafica).

Las últimas dos emisiones de la multicitada lista ubican a Slim en el tercer lugar, con fortunas de 30 y 49 MMD, respectivamente. Por lo que de 6,500 millones de habitantes del planeta, solo dos tienen más dinero que el ciudadano Slim. Por ello, no es exagerado decir que Slim es el hombre más beneficiado en el mundo con la globalización neoliberal, pues en sólo 16 años paso de ser un especulador fraudulento de mediano pelo a ser el tercer hombre más rico del mundo.

Durante el último año la fortuna del ciudadano Slim creció 19 MMD; en promedio, poco más de 52 millones de dólares cada día, tanto que, de acuerdo a la Secretaria del Trabajo y Previsión Social, la media nacional del salario de cotización es de apenas 198.33 pesos diarios (Milenio diario, 16 de marzo de 2007).

El neoliberalismo ha perjudicado tan gravemente al total de la humanidad que con sólo tener activos por 2,200 dólares se es parte de la mitad más rica del mundo, por consiguiente la otra mitad tiene menos de eso en activos. Activos quiere decir posesiones como casa, auto, ahorros, salarios, etc.; no significa dinero constante y sonante.

Son tan escasos los ricos en el mundo capitalista actual que para ser parte del 10% más rico de la población mundial basta tener 61,000 dólares en activos y con 500,000 se pertenece al 1% más rico (Davis, 2006). Por consiguiente los mil millonarios como Bill Gates y Carlos Slim son una anomalía aun entre el 1% más rico del planeta. La riqueza mundial esta criminalmente concentrada, pero entre los ricos el efecto se multiplica. Así, se ve en la lista de Forbes que la mayoría de este privilegiado sector es pobre en comparación con los más ricos del mundo.

Según el estudio de referencia, pertenecen al 1% más rico del mundo sólo 37 millones de personas, del total de más de 6,500 millones que habita el planeta. La riqueza de todos los hogares del mundo, no de las empresas, sumó 125 trillones de dólares en el año 2000, que equivale al triple del valor del PIB global y a 26,000 dólares por persona (Davis, 2006). Es decir, si se repartiera toda la riqueza mundial de los hogares, no habría pobreza; la riqueza producida alcanza para todos, la única razón para la existencia de la pobreza es la mezquindad y el egoísmo de ciertos magnates o si se prefiere el sistema económico.

Además de la existencia de algunas fortunas desmesuradas, la riqueza en el mundo esta tan mal repartida que la población de Norteamérica, Europa y los tigres del pacífico (Japón, etc.) poseen entre todos, el 90% de la riqueza global. Ello a pesar de que en Norteamérica solo vive el 6% de la población mundial y posee el 34% de la riqueza. Pero América latina y el Caribe poseen solo el 4% de la riqueza mundial (Davis, 2006); aunque México tiene el honor del albergar al 1.2% de las personas más ricas del mundo (Forbes, 2007).

En el mismo sentido la riqueza per cápita en EU es de 144,000 dólares y 181,000 en Japón; pero en India es de 1,100 y en Indonesia de 1,400 dólares.

Este esquema de superconcentración de la riqueza se reproduce país por país, por ejemplo: el 10% más rico se queda con el 40% de la riqueza en china y con el 70% en EU y es incluso superior en otros países (Davis, 2006).

Referencias:

Acosta Córdova, Carlos, “Segundo lugar mundial en riqueza”, Revista Proceso Nº 1583, 4 de marzo de 2007, México.

Davis, James, Sandström, Susana, Shorrocks, Anthony, Wolf, Edward, “Distribución Mundial de la Riqueza de los Hogares”, (World Institute por Development Economics Reserch of the United Nations University, UNU-WIDER), Diciembre de 2006.

Forbes, http://www.forbes.com

Milenio diario, 16 de marzo de 2007, México

Palacio, Víctor, Mora, Héctor, La indigestión de Gargantúa y Pantagruel (la explotación del trabajo. La rebelión de los trabajadores), Cultura, Trabajo y Democracia, AC, Revista Al Filo y Asamblea Nacional de los Trabajadores, México 2006.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: