El largo brazo del narco-paramilitarismo colombiano

Hernando Calvo Ospina

Rebelión

“Imprudences ou connivences” -Imprudencias o connivencias- titula el articulo firmado por Laurence Mazure, en el mensual francés Le Monde Diplomatique, publicado en la edición de mayo.

Dice la periodista que el escándalo actual sobre la vinculación de altos responsables políticos colombianos con el paramilitarismo, todos relacionados con el presidente Álvaro Uribe Vélez, también ha sacado a relucir los posibles “apoyos internacionales de los que se han beneficiado los paramilitares. Incluyendo en Francia.”

En el articulo se dice que “Varias personalidades colombianas comprometidas” en la “parapolítica”, como el senador Miguel de la Espriella y Carlos Ordosgoitia, alto funcionario y director del Instituto Nacional de Concesiones, INCO, organismo de Estado, han señalado la presencia de “dos universitarios de la Sorbonne”, de origen argentino actuando como consejeros políticos de los jefes de las Autodefensas Unidas de Colombia, AUC, Carlos Castaño y Salvatore Mancuso durante una reunión ilegal y clandestina, en Railito, julio 2001.”

Continúa diciendo que según Espriella, “los dos universitarios propusieron la creación de un movimiento comunitario y político que, de cierta manera, defendiera las ideas de las Autodefensas y llevara a un proceso de paz. (1)” Por su parte, el director del INCO habría declarado dos días más tarde: “dos profesores de la Universidad de la Sorbonne, de cuyos nombres no me acuerdo, pero que ya algunos diputados habían visto en la Universidad Militar, tomaron la palabra (…) y expusieron su visión de lo que para ellos era el conflicto colombiano (…) y explicaron cómo el resto del mundo ve a Colombia. Después, ellos expusieron una estrategia cuya finalidad era convertir a las Autodefensas en “un actor político reconocido del conflicto interno” (…)”

El articulo dice que curiosamente el día anterior Ordosgoitia sí sabía el nombre de uno expositores, al haberlo mencionado durante una entrevista por Radio Caracol: Mario Sandoval, “relacionado con el Instituto de Altos Estudios de América Latina, IHEAL-Paris, con la Universidad de la Sorbonne, y la Universidad de Marne-la-Vallée.” (2)

Y aquí la periodista pasa a revelar que Sandoval también está vinculado a los “medios llamados de la “inteligencia económica””. Cuenta cómo “a finales de noviembre 2006 el sitio web de la embajada de Francia en Chile indicaba que Sandoval “universitario encargado de misión en la dirección de Inteligencia económica de la ACFCI [Asamblea de las Cámaras francesas de Comercio y de la Industria]”, fue parte de una “importante delegación” alrededor de la persona de Alain Juillet –sobrino de Pierre Juillet, ex consejero del presidente Jacques Chirac- gran patrón, próximo de los medios de la defensa, director de la Dirección General de la Seguridad Exterior, DGSE, en 2002, y nombrado recientemente por Nicolás Sarkozy como director de Inteligencia Económica en el gabinete del Primer Ministro.”

Dice la autora que en esa oportunidad se realizó un coloquio en el Museo Militar de Santiago, donde Sandoval era uno de los organizadores. En esa oportunidad la “sociedad civil colombiana” estaba “representada” por la “organización no gubernamental” Verdad Colombia. Esta organización, dice la periodista, es una “para-ONG”, que en su página web “retoma como suyos los discursos de propaganda del líder paramilitar Castaño en 1999-2000 (…)”.

Queda una pregunta flotando en el aire y necesaria a investigar: ¿quién, o qué institución del Estado francés, introdujo a este personaje en los medios académicos universitarios?

En una entrevista acordada al semanario bogotano El Espectador el 25 de febrero, el segundo “profesor” se destapó. Se trata del también argentino Juan Antonio Rubbini Melato: quien no tiene ninguna relación con la Sorbonne o el IHEAL, pero sí es “asesor político” de Castaño y Mancuso desde 1999. Según la redactora de LMD, los textos que publica en su blog llamado “Paz en Colombia”, demuestran “el desprecio total por la clase política colombiana en contraste con la exaltación fascinante de un proyecto donde “la visión de un [presidente] Uribe ligado a la institución política de las AUC está a punto de hacer un milagro”.”

No se precisa qué “milagro”. ¿Quizás el de ver realizado el paraestado, ese proyecto que viene en desarrollo desde hace más de dos décadas?.

A ese breve pero muy importante artículo se podrían añadir los datos siguientes.

Desde hace por lo menos diez años los propios paramilitares, en especial los presuntamente asesinados jefes narcoparamilitares Fidel y Carlos Castaño, venían anunciando que estaban siendo apoyados y asesorados por personajes de medios académicos en Europa, principalmente en España y Francia.

Ello nunca se ha tenido en cuenta para la más mínima investigación. Como tampoco a los gobiernos de Colombia y Francia les ha interesado investigar sobre las posibles propiedades que los Castaño poseen en Paris, “según fuentes policiales y los servicios de inteligencia”. (3) Según reconoce Carlos, a comienzos de los noventa su hermano “pagaba dos años de alquiler por una habitación en el hotel Ritz de la ciudad Luz”. (4) Uno de los hoteles más lujosos de Paris. Y es bueno recordar que en esas fechas Fidel participaba del aparato militar de Pablo Escobar, pero también era pieza clave de los servicios de seguridad colombianos en las masacres realizadas contra campesinos en las regiones de Urabá y del Magdalena Medio, por ser presuntos simpatizantes de las guerrillas.

Todo indica que desde ese tiempo se empiezan las cercanías de los paramilitares con ciertos intelectuales de derecha en Europa.

Ahora, aportando a lo informado por Le Monde Diplomatique, también se debe de decir que en los “pasillos” del Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia se sabe que Sandoval, aparentemente experto en contrainsurgencia urbana, se ofreció ante la dirección de la guerrilla colombiana del Ejército de Liberación Nacional, ELN, como intermediario para que el gobierno francés recibiera a sus máximos dirigentes. ¿Era una trampa? ¿Una forma de buscar infiltrarla? No se olvide que ya en esos momentos Sandoval asesoraba a dos de los peores narcotraficantes, paramilitares y terroristas que ha tenido Colombia, Castaño y Mancuso.

Además sería muy importante averiguar quién o quienes, qué institución del estado involucró a este personaje en el mundo universitario francés.

Hernando Calvo Ospina es periodista y escritor colombiano residente en Francia. Colaborador de Le Monde Diplomatique.

1) El Tiempo, Bogotá, 26 de noviembre 2006.

2) La redacción de LMD contactó al director del IHEAL, quien sostuvo que Sandoval nunca ha sido profesor titular de esa Institución. Que tan sólo ha sido encargado de dictar cursos durante tiempos precisos.

3) La Dépêche Internationale des Drogues, N° 82. Observatorio Geopolítico de Drogas. París, agosto 1998.

4) Aranguren Molina, Mauricio, Mi confesión. Carlos Castaño revela sus secretos. Ed. Oveja Negra. Bogotá, 2001.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: