Ortega comenzó su lucha contra la pobreza

El presidente nicaraguense, Daniel Ortega tiene prevista una inversión de 150 millones de dólares para frenar el hambre en el país. La aspiración es que cada familia campesina produzca sus propios alimentos, y puedan establecer mercados locales.

En Raití, un apartado pueblo rural ubicado a orillas del Río Coco -en el límite con Honduras y una de las regiones más pobres de Nicaragua- Daniel Ortega lanzó el programa Hambre Cero, con el propósito de sacar de la pobreza a 75.000 familias en cinco años.

La elección de esa comunidad montañosa no fue al azar. Tampoco la fecha. El 4 de mayo es el día de la Dignidad Nacional, en homenaje a Augusto Sandino. El general Sandino derrotó a los marines estadounidenses en 1934, pero fue asesinado por el régimen militar de Somoza, que sometió a Nicaragua durante 45 años bajos los mandatos designados por Estados Unidos. Finalmente, el 19 de julio de 1979, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), derrocó esa dictadura.

Ese programa está enmarcado dentro del compromiso de alcanzar la primera meta de los objetivos de desarrollo del milenio de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), como es “erradicar la pobreza extrema y reducir el hambre a cero”.

El 10 de enero pasado, tras asumir el poder, Ortega había dicho que una de las prioridades de su gobierno era el Hambre Cero, para terminar con la extrema pobreza que ya afecta a más de la mitad de la población nicaragüense.

El programa tiene un costo de 150 millones de dólares y prevé entregar a 75.000 familias campesinas entre el 2007 y el 2012 un bono por valor de 2.000 dólares a cada una de ellas. Ese bono productivo incluye la entrega a cada núcleo familiar de una vaca preñada, una cerda cubierta, seis aves de corral (cinco gallinas y un gallo), semillas, plantas frutales y forestales, un crédito renovable y otros medios.

Las familias beneficiarias devolverán el 20 por ciento de lo recibido para la creación de una caja rural, destinada a garantizar la continuidad del programa. Hambre Cero será llevada a cabo por organizaciones civiles no gubernamentales y pobladores de cada comunidad.

El sábado, Ortega dio a indígenas miskitos y mayagnas los primeros paquetes de semillas y alimentos de su plan. “Desde esta comunidad de Raití invito a todos los nicaragüenses sin distingo alguno a que nos juntemos todos en una lucha que tiene que ser de todos los días, para que juntos erradiquemos el hambre, la pobreza y el desempleo” dijo el mandatario.

La aspiración a corto plazo es que cada familia campesina sea capaz de producir para su propia mesa leche, carne, huevos, frutas, verduras y cereales, y a medio plazo establecer mercados locales y exportar esos productos.

El plan se extenderá en las próximas semanas hacia otras zonas de Nicaragua, el segundo país más pobre en América después de Haití, que tiene a un 80 por ciento de sus 5,1 millones de habitantes en condiciones de pobreza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: