LULA QUIERE MONEDA ÚNICA, BANCO Y GASODUCTO PARA EL MERCOSUR Y ASEGURA: “NUNCA DEMONICÉ A CHÁVEZ”

Por Bob Fernandes

Entrevista con Terra Magazine donde el presidente brasileño expone las principales prioridades de su gobierno respecto al proceso latinoamericano y sostiene que el siglo XXI será el siglo de América Latina.

Terra Magazine: La integración de América Latina, del Cono Sur, es una de las prioridades de su gobierno como política externa. Ahora bien, eso tiene contradicciones. En este momento, por ejemplo: el presidente Evo Morales, con sus asuntos internos del petróleo y del gas, el presidente Chávez y las nacionalizaciones… ¿Cómo conciliar eso? ¿Cómo conversar?

Luis Ignacio Lula da Silva: Yo no veo que el hecho de que un presidente de la República como Evo Morales, Chávez o cualquier otro piense en nacionalizar el gas, el petróleo o cualquier otra empresa pueda significar un problema en la relación de Estado a Estado. Está Petrobrás, que tiene una relación con contrato…

Terra Magazine: … empresarial, comercial.

Luis Ignacio Lula da Silva: Con Bolivia, si se rompe ese acuerdo, Petrobrás acudirá a los tribunales internacionales para pelear por sus derechos. En segundo lugar, Bob, sucede que la integración es, en mi opinión, la única posibilidad de transformar a América del Sur y a América Latina en un continente a ser tenido en consideración…

Terra Magazine: Con fuerza para negociar…

Luis Ignacio Lula da Silva: Sí, con fuerza para negociar en el denominado orden político, social y económico del mundo. Nosotros somos un continente de casi 370 millones de habitantes, tenemos un PBI, yo diría, razonable. Y estamos viviendo de espaldas unos a otros. O sea, todo el mundo prefiere negociar con Estados Unidos y la Unión Europea, y pocas veces nos sentamos a conversar entre nosotros. ¿Qué hicimos? Fortalecimos el Mercosur -y hay que fortalecerlo más aún- por las asimetrías, porque hay dos países pequeños, económicamente más frágiles, que son Uruguay y Paraguay, y tenemos que cuidar, ayudar a esos países. Y ahí la responsabilidad es de Brasil y de Argentina. Trajimos a Venezuela al Mercosur, queremos traer a Bolivia, a Ecuador, a Colombia, a Chile… En realidad, queremos transformar a América del Sur en un bloque unido política y económicamente. Debemos soñar con tener una moneda única, un banco único…

Terra Magazine: ¿Usted cree que es posible tener un banco único? ¿El Banco del Sur es un espejismo o puede ser una realidad?

Luis Ignacio Lula da Silva: Puede ser una realidad, si definimos correctamente lo que queremos del banco. ¿Para qué va a servir ese banco? ¿Va a ser un banco de financiamiento o un banco de desarrollo? ¿Un banco para prestar dinero cuando quiebre el país, como el FMI, o uno de desarrollo, como el BNDES brasilero? Creo que, una vez definido eso, será posible crear ese banco.

Terra Magazine: ¿Pero hay conversaciones encaminadas?

Luis Ignacio Lula da Silva: Sí, las hay. El viernes hubo una reunión de los ministros de Economía de los países de América del Sur, en Quito. Las conversaciones están encaminadas. Brasil y Argentina ya están trabajando sobre la posibilidad de que los intercambios comerciales se realicen con nuestras monedas, el Real y el Peso. Sin dólar en el medio. Entonces, estamos avanzando. Ese avance va a ser mucho más grande en la medida en que la gente vaya teniendo confianza en nuestra relación. Porque es importante recordar que durante mucho tiempo Brasil fue visto como un país imperialista.

Terra Magazine: El imperialista de la región.

Luis Ignacio Lula da Silva: Y nosotros no queremos ser imperialistas, no queremos una relación hegemónica. Queremos una relación de socios.

Terra Magazine: Presidente, sé que no debemos personalizar asuntos de Estado. Pero, como cada Estado tiene sus circunstancias, está obligado, eventualmente, a jugar un poco más adelante o un poco más atrás. En la última conversación que tuvimos en septiembre, durante la campaña electoral, usted nos reveló que en una charla con Evo le dijo “no pongas una espada sobre mi cabeza porque pondré una sobre la tuya”. Se dice que hace poco ustedes tuvieron otra conversación muy dura. ¿Eso forma parte del juego, cómo se explica?

Luis Ignacio Lula da Silva: Mira, te voy explicar: forma parte del juego porque yo entiendo el discurso de Evo hacia el pueblo boliviano, pero él necesita entender el discurso que yo tuve que hacer para el pueblo brasileño. En un primer momento, aquí en Brasil, en época de elecciones, los sectores más conservadores querían que yo hiciese críticas profundas a Bolivia. Nunca lo hice porque siempre entendí que un país tiene derecho a tener el dominio de sus materias primas, sobre todo tratándose de una matriz energética.

Terra Magazine: Y está su electorado…

Luis Ignacio Lula da Silva: Evo tiene que tener su discurso. Lo que tiene que pensar, y lo que he conversado con él, es que, al tener su propio discurso con su gente, debe tener en cuenta…

Terra Magazine: … que hay socios.

Luis Ignacio Lula da Silva: Que hay socios, sí. Y que, por lo tanto, el discurso que él haga a su gente no puede truncar una relación histórica entre Brasil y Bolivia. Es simplemente eso. Por ejemplo, cuando hubo problemas con los cultivadores de soja brasileños, le dije a Evo: ‘hay una contradicción entre nosotros, mientras yo me esfuerzo por legalizar a cine mil bolivianos que viven en Brasil, tú te esfuerzas por expulsar a los brasileños de Bolivia”. Es un contrasentido. Hay que tener, como mínimo, una sociedad.

Terra Magazine: Pero una necesidad de radicalidad oral que él tenga eventualmente, ¿puede crear problemas mayores?

Luiz Inacio Lula da Silva: Pienso que la necesidad de radicalidad oral es incompatible con la necesidad de sentido común de quien gobierna. O sea, cuando uno gobierna va descubriendo, con el correr del tiempo, que gobierna para todos: el rico, la clase media, el blanco, el negro el indio… Aunque usted tenga sus preferencias. Aquí en Brasil, yo siempre digo que gobierno para todos: Pero no, mi preferencia es ayudar a la población más pobre. Evo tiene como preferencia de ayudar a la población mayoritaria de Bolivia, que son los indígenas. Entonces, muy bien. Pero eso no puede chocar…

Terra Magazine: …obstaculizar.

Luiz Inacio Lula da Silva: Obstaculizar una buena relación entre el Estado brasileño y el Estado boliviano, claro.

Terra Magazine: Hay algo ausente en nuestra conversación: los medios. Y por eso le hago esta pregunta. Su relación con el presidente Chávez, de parte a parte. Se dice, a veces, que ustedes están peleados. A veces, en el medio de una elección, él se convierte en un demonio y así se lo relaciona con usted. Otras tantas veces parece ser socio suyo y de sus políticas. ¿Qué hay de verdadero en la relación con Chávez? ¿Ustedes se llevan bien? En cuanto a las nacionalizaciones, él anuncia que va a nacionalizar la siderúrgica (N. de la R.: Ternium-Sidor, que tiene participación accionaria de Usiminas, de Brasil), que es un asunto interno de Venezuela. ¿Cómo es esto? Yo veo y leo tantas cosas…

Luiz Inacio Lula da Silva: Te explico: yo nunca acepté la demonización de Chávez. Durante la campaña yo insistí en…

Terra Magazine: …ir hasta la frontera.

Luiz Inacio Lula da Silva: Insistí en traer a Chávez a Brasil, y Chávez vino y me apoyó, no tuve ningún problema. Fui a Venezuela y apoyé a Chávez con la mayor… Deja que te cuente: primero, mi relación con Chávez es una relación personal, muy sincera y muy fuerte. Y la relación Brasil-Venezuela también es fuerte. Nosotros tenemos cosas importantes que hacer para el continente. Por ejemplo, el gasoducto.

Terra Magazine: ¿Y sale?

Luiz Inacio Lula da Silva: ¡Sale!

Terra Magazine: ¡La obra pasa por la selva amazónica!

Luiz Inacio Lula da Silva: Vea, tenemos a decenas de técnicos trabajando, hay que elaborar un proyecto y cuando esté listo el proyecto ejecutivo podremos ver el costo del emprendimiento y la dimensión de los problemas ambientales que vamos a tener. Pero la idea es poder hacer un gasoducto que pase por todo el territorio nacional, llegando a Bolivia, Uruguay, Argentina y quizás hasta Chile. Tenemos sociedades con Petrobras y PDVSA, que son importantes. Tenemos un proyecto en Venezuela en el que PDVSA tiene un 40% y Petrobrás otro 40%.

Terra Magazine: Y ahora, con esos temas de las nacionalizaciones, usted no…

Luiz Inacio Lula da Silva: No hay problema. Y tenemos otro proyecto en Pernambuco.

Terra Magazine: La refinería Abreu y Lima.

Luiz Inacio Lula da Silva: Sí, en la que Petrobrás tiene un 60% y PDVSA un 40%. Entonces, el hecho de que un país quiera nacionalizar determinadas industrias que son estratégicas para ellos… Tomemos la historia del petróleo en el mundo: ¿Cómo surgió Saddam Hussein? ¿Cómo surgió Kadhafi? Si usted toma esos ejemplos, verá que todos ellos surgieron por culpa de la pelea por el gas, la nacionalización de petróleo. Y nosotros no podemos hacer de eso un motivo de divergencia. Quiero terminar diciendo lo siguiente: tengo por Chávez un profundo respeto, estoy convencido de que hacía muchos años que Venezuela no tenía un presidente comprometido con la gente pobre de su país como Chávez. Cuando tenemos una divergencia, tomamos el teléfono y la resolvemos.

Terra Magazine: Para cerrar: caminamos hacia una moneda única, y la relación de Brasil con Estados Unidos… ¿No interfiere, no estorba de alguna manera?

Luiz Inacio Lula da Silva: No interfiere. Vea, Brasil y Argentina tienen que comprender que, como son las dos economías más grandes del Mercosur, los gestos que hagan pueden repercutir favorablemente en otros países, en los que ya están en el Mercosur o en los que quieren entrar. Estados Unidos tiene conciencia de una cosa: el hecho de que Brasil, Argentina y otros países tengan relaciones estratégicas con ellos no impide que establezcamos relaciones entre nosotros.

Terra Magazine: Ni que a los ojos de ellos, usted sea una alternativa de “equilibrio”?

Luiz Inacio Lula da Silva: No hay ningún problema… Creo que debemos ser el equilibrio de nosotros mismos, aquí. Pienso que nadie de afuera será un punto de equilibrio. Además, siempre que alguien de afuera intentó ser el punto de equilibrio lo que tuvimos…

Terra Magazine: …fue un desequilibrio.

Luiz Inacio Lula da Silva: Tuvimos problemas en todos los países da América del Sur, un desequilibrio. El dato concreto es el siguiente: somos un bloque de países que está construyendo una democracia, muchas veces aún incipiente, con vestigios de autoritarismo, por injerencia de otros. Y nosotros queremos lograrlo por nosotros mismos. Es eso simplemente: vamos a lograrlo. No tengo dudas de que el siglo XXI será el siglo de América Latina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: