El colmo del cinismo: Para criticar a Venezuela ahora dicen que la gente puede comprar muchos bienes

Juan Torres López

Rebelión

El diario español El País publica el domingo 13 de mayo un reportaje de Clodovaldo Hernández con un título verdaderamente significativo: “Las paradojas del socialismo a la venezolana. El Estado gana fuerza en la economía del país, en medio de una ola de consumismo claramente capitalista”.

En el texto se explica que el gobierno del Presidente Chávez ha nacionalizado algunas empresas de servicios básicos como la telefonía o partes de sectores estratégicos como el petrolero.

Todos esos pasos, dice el autor del reportaje, “son síntomas de que el socialismo del siglo XXI ha dejado de ser una simple consigna del presidente Hugo Chávez”.

Lo curioso del reportaje es que esas manifestaciones de avance hacia el socialismo se contraponen a un fenómeno que el autor del reportaje interpreta como la buena salud de la que goza el capitalismo en Venezuela: el que hecho de que ese país “vive uno de los momentos más intensos del consumo de todo tipo de bienes”.

En el propio reportaje se presentan los datos del Instituto de Estadística venezolano que son bien significativos: “según este Instituto, el ingreso familiar promedio se elevó un 34,7% en 2006. Este organismo, que emite las cifras oficiales de Venezuela, asegura que el ingreso promedio por hogar era de 831.540 bolívares (unos 287 euros) mensuales en 2005, y pasó a 1.120.659 bolívares (387 euros) para el segundo semestre de 2006”.

Yo creo que la interpretación de todo esto debería parecer obvia a cualquier observador objetivo: el gobierno venezolano está siendo capaz de aumentar el poder adquisitivo de la población, logrando que todos sus ciudadanos disfruten de más posibilidades para satisfacer sus necesidades.

Según todos los datos disponible, eso es un hecho indiscutible que ha de unirse a los avances impresionantes en el bienestar social conseguidos a través de las diversas Misiones que están enseñando, dando salud, formación profesional o capacidad emprendedora a millones de ciudadanos que antes no tenían la más mínima posibilidad de disfrutar de nada de eso.

Pero en lugar de reconocer que el gobierno lo hace bien, como es indiscutible a tenor de los datos que proporciona el propio reportaje, se hace en éste un cínico juego malabar para hacer creer que las nacionalizaciones (lo malo) son el socialismo y el consumo (lo bueno) es el capitalismo.

Es verdad que el ansia consumista que a veces lleva a desear más de lo necesario es un residuo de los valores materialistas que impulsan a las sociedades capitalistas, pero el deseo de tener bienes para satisfacer las necesidades y, sobre todo, la posibilidad de tenerlos no es, ni mucho menos, algo exclusivo del capitalismo. ¡Todo lo contrario! No hay un régimen que disponiendo de más recursos haya generado y esté generando (debido a la desigualdad que provoca) más carencia, insatisfacción y frustración social que el capitalismo.

Por el contrario, el proceso que se está viviendo en Venezuela está demostrando que es posible mantener equilibrios económicos y generar más actividad y, al mismo tiempo, repartir mucho más justamente de modo que aumente la capacidad adquisitiva de todos los seres humanos y no sólo de los más favorecidos de siempre.

Lo que está ocurriendo en Venezuela es que los avances democráticos hacia el socialismo traen más riqueza y más bienestar para todos y no más miseria, como quisieran sus críticos que ocurriera para poder entrar a saco contra el gobierno venezolano. No pueden hacerlo y recurren entonces a estos análisis verdaderamente manipuladores.

Pero no debemos confundirnos ni dejarnos engañar.

Si hoy día en Venezuela ha aumentado tanto el consumo como consecuencia del incremento de la capacidad adquisitiva de la población (algo que a los asalariados españoles no les pasa desde 1997), como se dice en el reportaje, no es gracias a la buena salud del capitalismo sino a la del proceso de cambio que se está llevando a cabo, y gracias al avance positivo y bien hecho hacia un socialismo de nuevo tipo como el que los venezolanos quieren construir allí.

Gracias a que el Estado venezolano dispone de una buena parte de los recursos estratégicos de la nación y a que su voluntad es la de lograr que sus frutos se repartan con justicia e igualitarismo y no sólo entre las minorías dominantes, es por lo que ahora se puede conseguir que sean mucho más ciudadanos los que pueden adquirir bienes para satisfacer sus necesidades.

Otra cosa es que detrás de este fenómeno de consumo tan elevado sigan existiendo desigualdades (en todo caso infinitamente menores que las que existían antes del periodo de Chávez, cuando Venezuela era el paradigma del derroche neoliberal) y que pueda estar dándose un cierto afán consumista que responde más bien a la frustración acumulada durante tantos años de dominio oligárquico y a la pervivencia de valores materialistas. Pero como los propios venezolanos advierten y desean, son valores que poco a poco irán transformándose en otros que respondan a la ética mucho más humana de la sostenibilidad. Se irán corrigiendo democráticamente en el propio proceso de cambio porque, a diferencia de lo que ocurre en el capitalismo, en Venezuela no se quiere que el consumo sea un proceso solamente orientado a que las empresas ganen dinero sino que se entiende como un inevitable medio de satisfacción material que ha de estar al servicio del enriquecimiento integral y equitativo de los seres humanos como tales.

Juan Torres López es catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Málaga y colaborador habitual de Rebelíon.

Su página web: http://www.juantorreslopez.com

Anuncios

Adelante, Al Qaeda

Jaled Amayreh

Al Ahram Weekly

Traducido del inglés por Sinfo Fernández

Durante algún tiempo, dirigentes nacionalistas e islámicos palestinos han venido advirtiendo que el embargo económico israelí, estadounidense y europeo contra el gobierno palestino elegido democráticamente, incluido el recientemente constituido gobierno de unidad nacional de amplio espectro, está abocando al extremismo a la sociedad palestina.

La pasada semana, la credibilidad de esas advertencias quedó justificada cuando un grupo, al parecer afiliado a Al-Qaida o que al menos comulga con su ideología, atacó una celebración escolar en Rafah, en la frontera sur de la Franja de Gaza, matando a una persona e hiriendo a otras cinco.

Los atacantes no eligieron como objetivo a los escolares o a sus profesores sino a los organizadores y a la policía, matando al guardaespaldas de un dirigente local de Fatah.

El grupo había advertido públicamente con anterioridad al colegio (dirigido por Naciones Unidas) que no celebraran la festividad, con el argumento de que la celebración implicaba que se “mezclaran chicos y chicas adolescentes, lo que está prohibido en el Islam”.

Al parecer, los funcionarios locales y los directivos del colegio no se tomaron en serio las advertencias y no adoptaron las necesarias precauciones de seguridad para impedir cualquier posible ataque, pensando que los salafistas (musulmanes sunníes ultra-ortodoxos) no desencadenarían finalmente el ataque.

El ataque fue condenado a lo ancho y largo de los territorios ocupados palestinos como un crimen absolutamente injustificado.

Hamas llamó a los atacantes gente “equivocada” que se dedican a “derramar a lo loco la sangre palestina”. Fatah llamó a los autores “representantes de fuerzas oscuras” y “asesinos”.

El ataque de Rafah, junto con otros recientes incidentes esporádicos, incluido al aún sin resolver secuestro del corresponsal de la BBC en Gaza Alan Johnston, son considerados señales de mal agüero de cara al futuro.

A diferencia de Hamas, que en comparación parece un grupo de boy scout, los grupos aliados con Al Qaida no buscan, o no les importa, la popularidad, y en sus acciones no tienen en cuenta el sentir de la opinión pública.

Esto significa que están dispuestos a proseguir con sus planes y llevar a cabo cualquier objetivo que se hayan fijado sin importarles para nada cómo les percibe la sociedad.

Es difícil establecer la fuerza numérica de los salafistas, especialmente de los que militan en los territorios ocupados. Sin embargo, se sabe bien que se concentran en la Franja de Gaza y que se están extendiendo también por Cisjordania.

No hay duda de que una de las razones de su dramática aparición es el “fracaso de la democracia” en la sociedad palestina, debido principalmente al rechazo occidental de los resultados de las elecciones de 2006 que llevaron a Hamas al poder.

Desde el principio, los salafistas trataron de convencer a Hamas para que no tomara parte en las elecciones, defendiendo que no había sinceridad en Occidente, especialmente en lo que se refería a EEUU en cuanto a la cuestión de la democracia, y que los poderes occidentales estaban sólo utilizando el tema para debilitar al Islam y servir a sus propios intereses imperiales.

Y cuando EEUU, Israel, la UE y la mayoría de los regímenes árabes impusieron un bloqueo político, financiero y económico excepcionalmente brutal sobre el gobierno palestino dirigido por Hamas, que ha llevado a la mayor parte de la sociedad palestina al borde de la miseria, los salafistas y otros, como Hizb al-Tahrir, se enfrentaron con los antiguos partidarios de la participación de Hamas en las elecciones, diciéndoles: “¿No os lo advertimos?”.

Por tanto, se presume ampliamente que muchos, si no la mayoría de los que se han unido a las filas de Al Qaida, especialmente en la Franja de Gaza, son actualmente anteriores seguidores y miembros de Hamas que han llegado a la conclusión de que el objetivo real de Occidente es destruir al Islam, no el de promover la democracia, y que la única vía para parar eso es a través de la yihad.

El rechazo actual de Occidente, incluida la UE, a levantar el embargo sobre el gobierno de unidad nacional está reforzando y probablemente justificando esas convicciones entre muchos palestinos (y obviamente entre muchos otros árabes de los países vecinos), facilitando así el reclutamiento de más y más conversos a la causa de Al Qaida.

El crecimiento de organizaciones similares en los territorios palestinos ocupados, y posiblemente también entre los palestinos en Jordania, Líbano y Siria, tendrá graves ramificaciones sobre la misma causa palestina, dado el enfoque casi nihilista adoptado por esos grupos.

En efecto, Al Qaida cree en una confrontación existencial con el enemigo hasta el final. Considera como tal no sólo a EEUU e Israel sino a cualquier grupo o gobierno o gente que obstaculice la consecución de sus objetivos. Bajo este prisma, la lista de enemigos potenciales de Al Qaida incluye a Hamas y a la Yihad Islámica, así como a los Hermanos Musulmanes, que rechazan muchos aspectos de la ideología de Al Qaida.

Por lo tanto, se teme que la aparición de Al Qaida o grupos similares como actores políticos de importancia en la arena palestina podría llegar a redefinir toda la lucha palestina por la libertad frente a la ocupación israelí.

Además, es casi una conclusión sabida de antemano que Israel sale beneficiado del fortalecimiento de Al Qaida entre los palestinos, especialmente a corto plazo, lo que le permitirá proclamar que tiene una causa común con Occidente al combatir el “terror islámico”, consiguiendo así otra excusa más para consolidar su ocupación y usurpación de la tierra palestina.

Como antes se mencionó, el crecimiento de Al Qaida en Palestina será, según se teme, a expensas de movimientos islámicos como Hamas, un movimiento comparativamente moderado que está abierto al compromiso.

Por lo tanto, es probable que Hamas emprenda una campaña para educar a los palestinos contra los peligros de la ideología nihilista de al Qaida, especialmente después de los recientes agrios intercambios entre Hamas y el segundo de Al Qaida en el mando, Ayman El-Zawahri. Castigó a Hamas por firmar el Acuerdo de la Meca con Fatah el 8 de febrero, denominándolo de “venta”.

De hecho, los eruditos musulmanes afiliados a Hamas están ya entablando contactos con los activistas salafístas, intentando convencerles de que su forma de pensar no es compatible con el auténtico Islam.

Hace unos días, un número de sabios religiosos musulmanes trató de convencer a los presuntos secuestradores del periodista de la BBC Johnston que tenerle cautivo era incompatible con las normas de la Sharia o ley islámica, ya que Johnston era un “Mustaaman” o no musulmán, un miembro de Ahl Al-Ketab (la Gente de la Biblia) que llegó a Gaza no como combatiente sino como periodista para transmitir los sufrimientos palestinos al mundo exterior. Y lo hizo con el permiso de la Autoridad Palestina. Por lo tanto, desde el punto de vista islámico su secuestro es inmoral e ilegal.

Los secuestradores declararon supuestamente que Gran Bretaña, al igual que EEUU e Israel, estaba en estado de guerra con los musulmanes, citando la ocupación anglo-estadounidense de Iraq, y que esto justificaba el secuestro de Johnston como ciudadano británico.

Los sabios afiliados a Hamas replicaron que las cosas han cambiado históricamente desde los días en que todos los ciudadanos y habitantes de un país seguían a su rey. Defendieron que muchos británicos estaban en contra de la ocupación de Iraq y habían obligado ya a dimitir a su Primer Ministro Tony Blair.

Se informó anteriormente que los secuestradores pedían al gobierno británico 5 millones de dólares, además de la liberación por parte de las autoridades jordanas de una mujer iraquí que pudo ser una suicida bomba. Sin embargo, esas peticiones fueron rechazadas como “especulaciones” por Ahmed Yusef, el consejero político del Primer Ministro palestino Ismail Haniyeh.

Yusef dijo que creía que Johnston sería liberado en pocos días, o en unas semanas como mucho.

En cualquier caso, lo que resulta de una claridad incontestable es que la traición de Occidente a los palestinos y la continuación del bloqueo contra el gobierno palestino, está llevando a muchos palestinos hacia Al Qaida.

Si continúan las cosas como están, todo esto debería considerarse como una advertencia muy seria de los acontecimientos por sobrevenir si las políticas estadounidenses, israelíes y europeas continúan alimentando las raíces del extremismo y del terrorismo en Oriente Medio, reduciendo cada vez más los horizontes palestinos y dando de hecho carta blanca a Israel para que culmine su objetivo de desposesión del pueblo palestino.

Enlace texto original en inglés:

http://weekly.ahram.org.eg/2007/844/re1.htm

Sinfo Fernández forma parte del colectivo de Rebelión y Cubadebate.

En Nicaragua no quieren más de lo mismo

Rechazo al FMI y al neoliberalismo

Por la Redacción de APM |

El presidente Ortega advirtió al Fondo Monetario Internacional que no tiene derecho a opinar sobre los salarios de los nicaraguenses.

El presidente Daniel Ortega fustigó el modelo neoliberal y advirtió al Fondo Monetario Internacional (FMI) contra cualquier intento de oponerse al compromiso de su gobierno de aumentar los salarios de los nicaragüenses.

Que no nos venga a decir el FMI que no se pueden incrementar los salarios, alertó el líder sandinista, tras recibir el pasado fin de semana, en Managua, a una delegación de la Internacional de la Educación, según consignó la agencia Prensa Latina.

Ortega recordó que los recortes salariales fueron una de las condiciones impuestas por el organismo financiero internacional a los gobiernos neoliberales que ocuparon el poder en Nicaragua en los últimos 16 años.

Nosotros vamos a incrementar los salarios de maestros, médicos, policías y soldados, aseguró el mandatario, quien reiteró que los fondos para conseguirlo saldrán de los impuestos que se cobrarán a los bancos y a las personas que perciben mayores ingresos.

El jefe de Estado dijo a los representantes de la organización que abarca a 30 millones de docentes y trabajadores de la Educación en el mundo, que el mejor ejemplo del fracaso del neoliberalismo en Nicaragua es el incremento del número de analfabetos.

Recordó que durante el anterior gobierno sandinista (1979-1990), la tasa de analfabetismo se logró reducir a 12,5 por ciento, pero 16 años después, ese índice alcanza el 35 por ciento, como resultado, recalcó, de la privatización de la educación.

Tras esbozar las tareas que realiza su nueva administración para revertir la situación de pobreza que vive el país, Ortega elogió a la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), el proyecto impulsan Venezuela, Cuba, Bolivia y ahora Nicaragua.

El ALBA es realmente la propuesta más avanzada, porque no es un tratado comercial, sino de integración, que va hacia la unidad, con un concepto de comercio justo, sentenció.

La guerra de los EE.UU. contra la democracia

Entrevista con John Pilger

http://www.venezuelanalysis.com/articles.php?artno=2028

John Pilger es un reconocido periodista, autor y cineasta que comenzó su carrera en 1958 en su país natal, Australia, antes de mudarse a Londres, Inglaterra, en la década de los 60. Pilger ha sido corresponsal extranjero y reportero de guerra, comenzando con la guerra de Vietnam en 1967. Es un crítico apasionado de las intervenciones militares y económicas realizadas por gobiernos occidentales en distintos países del mundo.

“Es demasiado fácil,” dice Pilger, “para los periodistas occidentales, ver la humanidad en términos de su utilidad a “nuestros” intereses y de reportear las agendas de gobiernos que determinan quienes son buenos y malos tiranos, quienes son víctimas dignas e indignas y presentar “nuestras” políticas como siempre benignas cuando, en general, lo contrario suele ocurrir. El trabajo del periodista, antes de todo, es mirar en el espejo de su propia sociedad.”

Pilger también cree que un periodista debería ser el guardián de la memoria pública y amenudo cita a Milan Kundera: “La lucha de la gente contra el poder es la lucha de la memoria en contra del olvido”.

En una carrera en la que ha producido más de 55 documentales para la televisión, La Guerra Contra la Democracia, es el primer documental de Pilger hecho para el cine y será estrenado en el Reino Unido el 11 de mayo de 2007. Pilger paso varias semanas filmando en Venezuela para este documental, el que contiene una entrevista exclusiva con el presidente venezolano Hugo Chávez.

PN: ¿Podrías comenzar explicándonos de que se trata su nuevo documental ‘La Guerra Contra la Democracia’?

JP: Ocurre que estuve escuchando el segundo discurso de inauguración de George Bush en la cual prometió “traer democracia al mundo.” En este discurso Bush menciona las palabras “democracia” y “libertad” veintiuna veces. Fue un discurso muy importante porque, a la diferencia de la prosa púrpura de presidentes anteriores (con la excepción de Ronald Reagan), Bush no dejó ninguna duda que estaba desnudando conceptos nobles como “democracia” y “libertad” de su significado verdadero – el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.

Yo quería hacer una película que iluminara esta verdad disfrazada — que los EE.UU. ha estado por un largo tiempo emprendiendo una guerra en contra de la democracia detrás de una fachada de propaganda diseñada a torcer el intelecto y la moralidad de los Estado Unidenses y del resto de nosotros. Para muchos de tus lectores, esto ya se sabe. Sin embargo, para muchas personas en el mundo occidental la propaganda que ha enmascarado las ambiciones de Washington se ha entronizado echando sus raíces en la celebración incesante de la segunda guerra mundial, la “buena guerra”, y después la “victoria” en la guerra fría. Para esta gente, la “bondad” del poder de los EE.UU. representa a “nosotros”. Gracias a Bush y a su estirpe, y a Blair, a millones de personas se le ha caído la venda de ojos. Quisiera que La Guerra Contra la Democracia contribuyera algo a este despertar.

El documental trata del poder del imperio y del pueblo. Fue filmado en Venezuela, Bolivia, Chile y los EE.UU. pero también habla sobre Guatemala y Nicaragua. El documental cuenta la historia del “patio trasero de América,” aquel término despectivo dado a toda América Latina. Traza las luchas de los pueblos indígenas de América Latina, primero contra los españoles, y luego contra los inmigrantes europeos que vinieron a reforzar la vieja elite. Nuestra filmacion estuvo concentrada en los barrios, donde vive la “gente invisible” quienes habitan ranchos en las laderas de los cerros que parecen desafiar las leyes de gravedad. El documental cuenta, sobre todo, una historia positiva: la del levantamiento de los movimientos sociales populares que han llevado al poder a gobiernos que han prometido enfrentarse a aquellos que controlan la riqueza nacional y al amo imperial. Venezuela ha tomado el liderazgo, y uno de los hitos de la película es una rara entrevista cara a cara con el presidente Hugo Chávez en donde el desarrollo de su sentido político, su sentido de la historia (y su buen sentido del humor) se hacen evidentes. El documental investiga el golpe de estado de 2002 en contra de Chávez y lo muestra en un contexto contemporáneo. También describe las diferencias entre Venezuela y Cuba, y los cambios en el poder económico y político que han ocurrido desde que Chávez fue elegido por primera vez. En Bolivia, el tumultuoso pasado reciente se cuenta a través de los testimonios impactantes de personas comunes y corrientes, incluyendo a aquellos que lucharon contra la piratería de sus recursos. En Chile, la película mira detrás de la máscara, de lo que pareciera ser una prospera y moderna democracia “modelo”, y encuentra en ella fantasmas poderosos y activos. En los EE.UU., el testimonio de aquellos que administraron el “patio trasero” que hacen eco a quienes hoy administran el otro “patio trasero”, Iraq; algunas veces son las mismas personas. Chris Martin (mi co-director) y yo creemos que “La Guerra Contra la Democracia” se estrena en un momento oportuno. Esperamos que las personas lo vean como otra manera de mirar al mundo: como una metáfora para entender una guerra más amplia en contra de la democracia y la lucha universal de las personas humildes, de Venezuela a Vietnam, Palestina a Guatemala.

Como decias, América Latina ha sido considerada a menudo como el patio trasero de los EE.UU. ¿Cuan importante es América Latina para los EE.UU. en el contexto global?

A menudo se ha subestimado la importancia estratégica de América latina. Eso es porque es tan importante. Si lees la excelente historia de América Latina que Greg Grandin (a quién entrevisté para la película) publicó recientemente, en la cual él plantea que América Latina ha sido utilizado por Washington como un “taller” para desarrollar, perfeccionar y recompensar sus impulsos imperiales en otras partes. ¿Por ejemplo, cuando los EE.UU. se “retiraron” del Sudeste Asiático, adónde fueron los “constructores de la democracia” a retomar su “visión”? América Latina. El resultado fueron los ataques asesinos a Nicaragua, El Salvador y Guatemala, y la tenebrosa “Operación Condor” en el cono sur. Ésta fue la “guerra al terror” de Ronald Reagan , que por supuesto fué una guerra del terror que proporcionó el entrenamiento básico para aquellos que hoy están manejando la “guerra larga” de Bush y Cheney en el Oriente Medio y en otros sitios.

Noam Chomsky ha dicho recientemente que después de cinco siglos de conquistas europeas, América Latina esta ahora reafirmando su independencia. ¿Estas de acuerdo con esto?

Sí, estoy de acuerdo. Produce una sensación de humildad para alguien que viene de la próspera Europa ver a los más pobres tomar control de sus vidas, y que ellos rara vez pregunten, como estamos acostumbrados a hacer en el mundo occidental, “qué puedo hacer yo?” Ellos saben lo que tienen que hacer. En Cochabamba, Bolivia, la población levantó barricadas en su ciudad hasta que lograron tomar control del suministro de agua. En El Alto, quizás la ciudad más pobre del continente, la gente se rebeló contra un régimen represivo hasta que lograron derribarlo. Esto no quiere decir que se haya ganado la independencia completa. La economía de Venezuela, por ejemplo, sigue siendo esencialmente una economía “neoliberal” que continúa recompensando a aquellos que poseen el capital. Los cambios realizados bajo el gobierno de Chávez son extraordinarios – en democracia participativa, salud, educación y en el mero hecho de elevar la calidad de vida de la gente – no obstante, la equidad verdadera, la justicia social y la eliminación de la corrupción siguen siendo metas distantes. Los ricos en Venezuela se quejan sin parar de que haya disminuido su poder económico; lo cual no es cierto; el crecimiento económico nunca ha sido mayor, los negocios nunca ha estado mejor. Lo que los ricos ya no controlan más es el gobierno. Y cuando la mayoría controle la economía, la independencia verdadera se podrá avizorar. Eso es verdad en todas partes.

El Subsecretario de Estado de los EE.UU., John Negroponte, recientemente ha llamado al Presidente venezolano Hugo Chávez “una amenaza para la democracia” en América Latina. ¿Cuál es tu opinión sobre esto?

Éste tiene ribetes Orwellianos, tales como “guerra es paz.” Negroponte, quien estuvo supervisando las acciones terroristas de Washington en América Central, tiene razón sobre Hugo Chávez en un respecto. Chávez es una “amenaza” – él es la amenaza de un ejemplo a otros de que la independencia de Washington es realmente posible.

El Presidente Chávez habla de construir el “socialismo del siglo XXI” en Venezuela. ¿Hasta que punto crees que este proyecto sea diferente de las experiencias socialistas durante el siglo XX?

Durante el tiempo que pasé con Chávez, me impresionó su falta de pretenciosidad al momento de demostrar el desarrollo de su propia conciencia política. Me cautivó el ver a un hombre que es tanto un educador como un líder político. Por ejemplo el llegaba a una escuela o un proyecto del agua donde se reunía con la gente local y debajo de su brazo llevaba media docena de libros – Orwell, Chomsky, Dickens, Victor Hugo. Allí el procedía a leerles algunos fragmentos de esos libros y a hacer paralelos con las propias vivencias de su audiencia. Lo que claramente él está haciendo es desarrollando la confianza de la gente normal en sí mismos. Del mismo modo está construyendo su propia confianza política y su comprensión del ejercicio del poder. Dudo que él haya comenzado siendo socialista cuando ganó las elecciones en 1998 – lo cual hace su transición política cuanto más interesante. Claramente, él ha sido siempre un reformador con un fuerte arraigo en su origen social humilde. Ciertamente, la economía venezolana hoy día no es socialista; quizás está en proceso de convertirse en algo como la economía social de Gran Bretaña bajo el gobierno reformista del laborista Attlee. Él es probablemente lo que los europeos estaban orgullosos de llamarse antes: un social demócrata. Mira, este juego de etiquetas es bastante inútil; él es un original y él inspira; veremos hacia donde conduce el proyecto Bolivariano. La verdadera energía para mantener el cambio puede venir solamente desde el pueblo, y la fortaleza de Chávez es que ha logrado inspirar a personas comunes y corrientes a creer en alternativas al viejo y corrupto orden. No tenemos nada que se compare a ese espíritu en Gran Bretaña, en donde hay un numero cada vez mayor de gente que le da lo mismo votar o no. Al menos, es una lección de esperanza.

****************

“La Guerra Contra la Democracia” se estrenará en cines de Gran Bretaña el viernes 15 de Junio. Habrá una presentación especial en Londres el viernes 11 de mayo. La película se lanzará en Australia en Septiembre del 2007. Para más información visite los sitios: http://www.johnpilger.com o http://www.warondemocracy.net

Traducción del original publicado en ingles por

Pablo Navarrete – Venezuelanalysis.com

 

 

 

 

 

 

Cereales, oleaginosas y biocombustible

Miguel Ángel Llana

Rebelión

Revisado por Caty R.

Los países industrializados han comenzado a incorporar determinados productos agrícolas, como los cereales y las semillas oleaginosas, al mercado de la energía.

Para establecer un criterio serio sobre lo que estamos hablando, nada mejor que conocer los datos que intervienen en este proceso, que además incide sobre la alimentación humana y el medio ambiente, como son la producción de cereales, semillas oleaginosas, la superficie cultivable disponible y el consumo de energía, todo ello para al final, poder relacionar la materia prima agrícola limitada a la superficie cultivable disponible y a la capacidad de ésta para producir etanol o biodiésel, respecto a los consumos actuales de energía para ver hasta dónde puede servir o no la incorporación de la agricultura como nueva fuente de energía; en detrimento, obviamente, de la alimentación, con todas sus consecuencias.

Recibimos demasiada información y además incompleta cuando no sesgada. Así, cada vez resulta más difícil tener un criterio propio documentado, pero en pocos temas, y en tan poco espacio como en este caso, se puede dar una información bastante completa sobre la situación y el futuro de lo que ya es una nueva ofensiva sobre los países pobres a los que, además de despojarles de sus materias primas, también vamos a arrebatarles sus escasos alimentos.

Cereales . La producción mundial en 2006 fue de 1.995 Mt (millones de toneladas) de las que 598 fueron de trigo, 30%; de maíz 693, 35%; de arroz 420, 21%; y los restantes 284 Mt de mijo, sorgo y otros. La alimentación humana consumió el 48%, los usos industriales el 29% y el 23% restante fue para alimentación animal.

Oleaginosas . La producción de estas semillas en 2006 fue de 390 Mt, siendo de soja 219, 56%; de colza 49, 13%; de semillas de algodón 42; de girasol 30 y los 50 Mt restantes de otras semillas menos conocidas.

Superficie cultivable . El planeta tiene 5.017 Mha (millones de hectáreas) de tierra, el 38,5% de la superficie terrestre, pero los pastos se llevan la mayor parte por lo que queda para usos agrícolas menos de un tercio, 1.530 Mha solamente, es decir, 0,24 hectáreas para cada uno de los 6.500 millones de habitantes; y esta superficie está disminuyendo por el incremento de la desertización y otras causas.

Energía primaria . El consumo en 2006 fue de 11.500 Mtpe (millones de toneladas de petróleo equivalente) con el 33% de petróleo; 21% gas natural; 26% carbón y lejos del 1% de energía solar y eólica.

Biocombustibles. Sumando los cereales y oleaginosas disponemos de 2.385 Mt de las que difícilmente podremos obtener el 20% de etanol o biodiésel, apenas 500 Mt, es decir, un teórico 4% de la energía que actualmente se consume. Y eso suponiendo que las personas no empleáramos la mitad, el 48% en la alimentación, aparte de la alimentación animal y las necesidades industriales. Pero si consideramos que de esta producción de grano -cereal u oleaginosas- la mitad está destinada al consumo humano, el resto sólo llegaría para cubrir el 2% de las actuales necesidades energéticas mundiales. Más aún, la revolución de la agricultura que tan “magníficas” cosechas está dando, se basa esencialmente en altísimos consumos de energía: arado, siembra, abonos, riego, insecticidas, cosechas, transporte, almacenaje y un largo etcétera que provienen esencialmente de la energía fósil que ahora pretenden sustituir con los biocombustibles. Pero todavía más, según algunos autores este modelo agrícola es deficitario en cuanto al rendimiento energético, es decir, que para obtener una unidad de energía -una caloría- tenemos que gastar más en las labores -muy industrializadas- de esta agricultura forzada, que lo que al final cosechamos.

La energía que ahora pretenden extraer de la agricultura no es más que el resultado de la fotosíntesis -sol, agua y nutrientes- que cada año dan las cosechas, mientras que la energía fósil -petróleo, gas natural y carbón- que suma el 80% de la energía mundial consumida tiene el mismo origen, pero como resultado del ahorro de la fotosíntesis producida a lo largo de cientos de millones de años. Y ahora pretenden que la naturaleza nos dé cada año lo mismo que ha ahorrado durante esos cientos de millones de años.

La revolución agrícola -lo mismo que la revolución industrial- se ha basado esencialmente en la utilización intensiva de energía, abundante y barata, en todos y cada uno de los procesos y en el agotamiento de los nutrientes y el agua; por esta razón el modelo requiere cada vez más recursos para obtener menos a corto o medio plazo. En cualquier caso, lo que ya no se discute es la degradación del ecosistema por la disminución de los nutrientes o por la contaminación del medio cultivable debida a los pesticidas, herbicidas, etcétera; más el capítulo de los transgénicos con el que se culmina y garantiza el desastre.

Cualquier cultivo tiene un rendimiento que está determinado por la naturaleza y que podemos modificar pero aportando previamente los incrementos energéticos que deseamos obtener y así, para obtener mejores cosechas será necesario un esfuerzo energético que hasta ahora ha sido a costa de la “inagotable” energía fósil. Amenazada esta energía que hasta ahora nos ha salvado, se pretende sustituirla por unos productos agrícolas: cereales y semillas oleaginosas que precisamente se están obteniendo con la energía fósil a la que se pretende sustituir; además de la degradación medioambiental que implica todo este proceso, agotamiento de nutrientes y de agua, cerrando así el círculo de lo imposible.

La inseguridad alimenticia amenaza a decenas de países, dice todos los años la FAO. El rendimiento medio mundial de los cereales, por ejemplo del maíz es de 4,7 toneladas por hectárea y el del trigo de 2,8. Las variaciones en las cosechas, aparte de las circunstancias climáticas, dependen principalmente del gasto energético que se haga en los procesos de los que depende el actual modelo agrícola. Las grandes explotaciones intensivas y extensivas se basan en el uso cuantioso de energía y en una gran degradación del ecosistema. El agotamiento del ecosistema que soporta este modelo agrícola está cuestionado y sólo se mantiene con una energía barata y abundante. La pretensión actual de obtener agrocombustible no es más que otra huida hacia delante de esta economía neoliberal insaciable. La explotación de la agricultura para obtener energía está desajustando los cultivos en los que está basada la alimentación de numerosos países, además de un aumento de precios insoportable para otros muchos, lo que ya está ocasionando problemas de abastecimiento que se traducen en hambre y muerte.

El modelo agrícola industrializado no es rentable desde el punto de vista energético y ecológico; se plantea la necesidad de recuperar e investigar procesos que garanticen la suficiencia agrícola en sí misma sin recurrir a técnicas y modelos en manifiesto declive con diversos indicios de agotamiento del ecosistema. Pero lejos de esta consideración, se inicia una nueva escalada agrícola que agrava el problema energético y amenaza con nuevas hambrunas, en decenas de países, a cientos de millones de personas.

Nota: Los datos principales han sido obtenidos de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) y de la AIE (Agencia Internacional de la Energía).

Crisis humanitaria en el nordeste antioqueño: 361 campesinos desplazados de sus tierras

Florencia Mujica

Desde el 1 de abril 120 familias permanecen en un campamento humanitario producto de los asesinatos selectivos que viene cometiendo el Batallón Calibío de la XIV Brigada del Ejército. Las comunidades campesinas denuncian que su desplazamiento ha sido provocado por los intereses que tiene la multinacional minera AngloGold Ashanti en la región. Eran horas de la mañana del 25 de marzo del 2007, en el municipio Remedios, del departamento de Antioquia. Por las aguas del río Tamar, en su balsa cargada de maderas, viajaban Peter (13) y Carlos Mario García (21) en un día más de trabajo. Pero ese no sería un día más. En las orillas del río se presentó un grupo de soldados pertenecientes al Batallón Calibío, de la 14 brigada del Ejército, quienes pidieron ayuda a los dos muchachos para cruzar el río.

Más temprano en la mañana, Zaida, la madre de familia donde Carlos Mario trabajaba y vivía, le había dicho que no saliera a bajar las maderas porque el Ejército andaba por allí. Carlos Mario le contestó: “no te preocupes, el Ejército ya me conoce y sabe que soy un muchacho de la comunidad que trabaja para sobrevivir y mantener a mis papás, entonces no me va a hacer daño”.

Los militares aguardaban y los muchachos, aunque desconfiados, no podían negarse ante el llamado del Ejército Nacional de Colombia. Luego de pasar, los oficiales cortaron las ataduras de la balsa para que se desarmara. A fuerza de fusil obligaron a Peter y a Carlos Mario a caminar por el monte. Luego de andar un largo tiempo, los muchachos fueron separados y dos soldados llevaron al menor junto al río. Peter tenía la certeza de que iban a fusilarlo, cuando escuchó que uno de los soldados le decía al otro: “espera un momento”. En ese instante se dejó caer por un barranco y logró escapar. Carlos Mario no corrió la misma suerte. El muchacho de 21 años fue asesinado. La radio del Ejército anunciaba ese día la caída de un guerrillero en combate. Al escuchar las noticias, los familiares y amigos supieron que se trataba, una vez mas, de la perversa estrategia que los militares vienen desarrollando contra los campesinos: vestirlos de guerrilleros, en fusilarlos y asesinarlos, simulando un escenario de combate. Con la muerte de Carlos Mario ya suman 12 las muertes de campesinos, desde septiembre del año pasado, perpetradas a manos del Ejército nacional de Colombia en el Nordeste Antioqueño. Los asesinatos selectivos en la zona se han vuelto moneda corriente. Según denuncian las comunidades campesinas, el Ejército porta una lista de 27 personas -en la que se encontraba Carlos Mario- que deben ser dadas de baja por ser, según ellos, colaboradores de la guerrilla. Luego del asesinato de Carlos Mario, el 30 de marzo de 2007, el Ejército se dirigió a la casa de Alveiro Guerra. Alveiro no estaba, pero se encontraba su mujer, Francia Duque y sus cinco hijos. El Ejército preguntó por Alveiro, y Francia les respondió que no se encontraba. “Volveremos más tarde”, dijeron “si no lo encontramos, usted y sus hijos responderán por él”. Esta fue la gota que rebalsó el vaso. Las comunidades alertadas tomaron la decisión de desplazarse.

“Campamento Humanitario: no se permite el ingreso de actores armados” El Campamento Humanitario se instaló el 1 de abril del 2007, en Puerto Nuevo ITE, en el sector “Cooperativa”, como una medida de seguridad extrema para evitar que sigan los asesinatos selectivos. Al campamento llegaron 361 personas provenientes de las veredas Ojos Claros, Dos Quebradas, Camelias, Caño Tigre y Puerto Nuevo. El objetivo urgente del campamento es salvaguardar la vida de las comunidades campesinas y hacer presión para que el Gobierno Nacional les garantice seguridad a los campesinos para retornar a sus tierras. La Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra (ACVC) y la Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz en el Nordeste Antioqueño (CAHUCOPANA) son las organizaciones que se han encargado de organizar toda la logística y dar apoyo a las comunidades campesinas para poder instalar el campamento. Por la violencia del ejército, los campesinos tuvieron que dejar todo, sus cultivos, sus animales y para el próximo año aseguran que tendrán una crisis alimenticia ya que el desplazamiento no les permitirá sembrar para la próxima cosecha. Actualmente para poder alimentarse deben volver periódicamente a sus tierras a buscar la yuca, y otros cultivos, a riesgo de que el Ejército los intercepte. La situación en el campamento es de una grave crisis Humanitaria debido al hacinamiento, a la falta de alimentos y de servicios básicos.

Intereses en la Región El día 9 de abril la Alcaldesa de Remedios y un asesor de la gobernación arribaron al Campamento Humanitario. Recogieron varios testimonios donde los campesinos explicaron las razones del desplazamiento y se retiraron comprometiéndose a resolver la situación. Por la noche el asesor de la gobernación declaró, en Caracol Radio, que el desplazamiento era producto de las amenazas de la guerrilla, y por la ausencia de las Autodefensas Unidas de Colombia. Pero eso no es lo que los campesinos manifiestan.

Según las comunidades del Nordeste Antioqueño y algunos grupos mineros, la causa del desplazamiento responde a los intereses que la AngloGold Ashanti, multinacional canadiense, tiene en la región. Según las informaciones que ellos manejan, el Gobierno Nacional ha entregado en concesión más de 1.000.000 de hectáreas a la filial de la AngloGold Ashanti, denominada Quedada en Colombia, para la explotación de oro en esa zona. En este sentido, según los campesinos, la multinacional habría solicitado al gobierno que le entregue las tierras “sin guerrillas ni campesinos”. Además de haber oro en esa zona también se encuentran grandes reservas de agua, de platino y de uranio, lo que la hace realmente deseable a los grandes intereses internacionales.

La Resistencia Sigue

Las comunidades ya tienen mes y medio en el campamento y aún el Gobierno no ha generado una solución para el conflicto. La última presentación de un ente oficial en el campamento fue el 27 de abril cuando arribaron en un helicóptero un juez militar y un procurador, acompañados por el Ejército. Los funcionarios solicitaron tomar declaraciones de los padres de Carlos Mario y del testigo Peter. Pero la comunidad se negó a que la justicia iniciara las investigaciones ya que exigen que este asesinato, como los anteriores, sean tratados por la justicia ordinaria, ya que se trataba de la muerte de un civil. Hasta el momento la justicia ordinaria no se ha presentado. Por otra parte, según denuncian los campesinos, el procurador afirmó, en esa ocasión, que la Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra y CAHUCOPANA eran quienes estaban obligando a las comunidades a desplazarse. El lunes 7 de mayo se realizó en el campamento una Asamblea Agraria donde los campesinos y campesinas debatieron sobre cómo seguir adelante. En esa asamblea decidieron seguir resistiendo y realizar en el próximo mes una gran movilización en la ciudad de Barrancabermeja para visibilizar la grave crisis humanitaria en la región.

Últimas Informaciones: Denuncia pública realizada por CAHUCOPANA y la Asociación Campesina del Valle del río Cimitarra en Agencia de Prensa Rural: “Informamos a la opinión publica nacional e internacional que el día de hoy, 9 de mayo de 2007, en la vereda Puerto Nuevo Ité, municipio de Remedios, Antioquia, en el lugar conocido como La Troja, dos hombres armados vestidos de negro, quienes se identificaron como miembros del grupo paramilitar “águilas negras”, llegaron a la casa de Henry Hoyos, presidente de la junta de acción comunal de esta vereda, amenazándolo para que desalojara el lugar en cinco minutos”. A raíz de esta amenaza esta familia debió desplazarse al Campamento Humanitario en busca de seguridad.

Para mayor información visitar Agencia de Prensa Rural http://www.prensarural.org

Algo está pasando en la Universidad Nacional

Entrevista a Rafael Mendez, estudiante de esta casa de estudios

Natalia Versalles

ANNCOL

Las jornadas de protesta en la Universidad Nacional, que empezaron el 3 de mayo de 2007, y de las que participan conjuntamente trabajadores, estudiantes, y un sector de los profesores, obedecen al rechazo del aprobado Plan Nacional de Desarrollo. Próximo 23 de Mayo, jornada nacional de protesta, en rechazo al Plan Nacional de Desarrollo y la renuncia inmediata del Presidente Álvaro Uribe Vélez por considerarlo ilegítimo.

Las jornadas de protesta en la Universidad Nacional, que empezaron el 3 de mayo de 2007, y de las que participan conjuntamente trabajadores, estudiantes, y un sector de los profesores, obedecen al rechazo del aprobado Plan Nacional de Desarrollo por considerar que representa la entrega del interés nacional a la voracidad de las transnacionales y hunde al pueblo en una mayor pobreza y exclusión.

Durante estos días y para los venideros, los estudiantes, trabajadores y un sector de los profesores han ratificado la declaración de una Asamblea Permanente durante la cual se han programado foros informativos y se mantiene bloqueada la actividad académica y administrativa; los estudiantes permanecen en campamentos dentro de la universidad; se realizan diariamente asambleas por facultades; se están pintando murales alusivos a la defensa de la educación pública; se mantiene una comisión de comunicaciones para romper el silencio que los medios han impuesto a la protesta universitaria; se han realizado tres marchas hacia la Plaza de Bolívar; se han hecho mítines que la comunidad universitaria denomina “pupitrazos”; se mantiene una carpa y una olla de los trabajadores en la Plaza Che y se ha programado una marcha carnaval para el próximo jueves 10 de mayo hacia la Plaza de Bolívar en coordinación con las universidades Pedagógica y Distrital.

¿Qué tiene que ver el Plan Nacional de Desarrollo con la Universidad?

Uno de los sectores que se ven afectados seriamente en este nuevo Plan es el sector de la Educación Pública. El Plan Nacional de Desarrollo, en su artículo 38, descarga en las universidades la responsabilidad del pasivo pensional y las obliga a pactar un llamado “Acuerdo de Concurrencia”, a través del cual el Estado se libera de su responsabilidad con el pago de pensiones y a cambio prentende que las universidades en adelante destinen parte de su presupuesto para cubrir dichos pasivos pensionales.

¿En qué perjudica eso a la Universidad?

De tiempo atrás y en aplicación de las políticas neoliberales, que en materia de educación pública significa su privatización, a las universidades se les viene recortando el presupuesto que debería ser responsabilidad del Estado y con ello se las ha obligado a entrar en el mercado de la venta de servicios, la reestructuración administrativa y el aumento en las matrículas, con lo que se pretende que las universidades se autofinancien. Siguiendo esa imposición, hoy la Universidad Nacional cubre el 49% de sus gastos. Ahora, con el Plan Nacional de Desarrollo se le exige a la universidad destinar de ese 49% una parte para cubrir los pasivos pensionales en detrimento de la calidad de la educación, de la investigación y recorte progresivo de la planta de personal.

¿Por qué afectará a los trabajadores, profesores y estudiantes?

Porque con esa asfixia financiera, a la Universidad Nacional, le pasará lo que ha ocurrido con la Universidad del Atlántico, que ante su imposibilidad de sostenerse por sí misma, en un proceso similar, entró en una quiebra que la llevó a despedir trabajadores, profesores de planta, a un aumento de matrículas hasta de un 300%, e incluso a la venta de sus edificios.

¿Es una especie de trampa la que se encuentra en el llamado Acuerdo de Concurrencia?

Por supuesto, si la Universidad Nacional no puede asumir cualquier porcentaje que se imponga en ese pacto, el paso siguiente es declarar su quiebra, tal como ocurrió con la Universidad del Atlántico. Paso seguido entrará a regir la Ley 550 o “ley de quiebras”, que le permite al Estado obligarla, tal como si se tratara de cualquier empresa del libre mercado, a auto-reestructurarse para poder cumplirle a sus acreedores. Esto significa, el despido masivo de trabajadores; el cambio en los términos de contratación para los docentes, es decir de profesores de planta a profesores de hora cátedra; el aumento paulatino de matrículas y profundizar en la exigencia de que la educación y los programas que se ofrecen sea vista como venta de servicios y competencias bajo la lógica del capital.

¿Cuál es el llamado a los miembros de la Universidad y al pueblo en general?

El llamado es a cerrar filas en torno a la defensa de la Universidad Pública como un patrimonio de los colombianos. Al rechazo a la estigmatización de la universidad pública. Al ejercicio de la protesta como un legítimo derecho de los trabajadores, estudiantes y pueblo en general. A la unidad con otros sectores de la sociedad que también serán afectados por este retrógrado Plan Nacional de Desarrollo.

También aprovechamos para convocar al pueblo en general a la Jornada Nacional de Protesta del próximo 23 de Mayo en rechazo al Plan Nacional de Desarrollo y la renuncia inmediata del Presidente Álvaro Uribe Vélez por considerarlo ilegítimo.