MENTIRAS Y SILENCIOS

Por Angel Guerra Cabrera

Los planes desestabilizadores de Washington contra Hugo Chávez se remontan a años atrás y en ellos se inscribe la actual arremetida de la mafia internacional de los barones mediáticos.

Guardianes de su libertad de propietarios para desinformar, enajenar e inducir al servilismo hacia el capital, su hostilidad hacia la revolución bolivariana dio inicio con la primera campaña electoral de Chávez, continuó al aprobarse la nueva Constitución, basada en el principio del pueblo como único soberano, y prosiguió frente a las primeras leyes de beneficio social y en pro del desarrollo autónomo. Enfilaron las baterías contra la revitalización de la OPEP por el líder venezolano y los precios dignos obtenidos para el petróleo de los países productores, su fortalecimiento de las relaciones con Cuba, el tercer mundo y potencias emergentes, como China y Rusia, y el activismo por la integración regional al margen del norte revuelto y brutal. En plena euforia neoliberal había que ponerle coto a la actuación contra las reglas de los dueños del mundo del sambo llanero elevado a la presidencia por la chusma. Chávez desafiaba las sacrosantas políticas del Consenso de Wahington, entonces en su apogeo, y el orden mundial unipolar impuesto por Estados Unidos. Al dar fuerza material al ideario de unión latinoamericana de Bolívar chocaba frontalmente con el monroísmo, renacido con más fuerza que nunca.

Todo ello explica que el golpe de Estado de abril de 2002 estuviera en preparación desde bastante antes en la capital del Potomac a través del National Endowment for Democracy, otras fundaciones y entidades “independientes” y personajes al servicio de Washington, ergo la Sociedad Interamericana de Prensa y el genuflexo José María Aznar, como ha documentado la investigadora Eva Golinger.

Aplastados el golpe y el paro petrolero gerencial de finales de 2003, de los que fueron voceros y agitadores los medios corporativos de difusión de Venezuela y el continente, se empeñaron a renglón seguido en forzar mediante el fraude la convocatoria al referendo revocatorio, que no hizo más, como las anteriores conjuras, que fortalecer la revolución bolivariana y radicalizarla. El látigo de la contrarrevolución del que hablara León Trotsky, aludido con frecuencia por Chávez, ha actuado como acelerador del proceso de transformaciones sociales y políticas, consolidándolo cada vez más, contrariamente al objetivo perseguido por Washington y la oposición golpista. De ésta, espejo de la contrarrevolución (anti)cubana de Miami, el único dato digno de mención es la incondicional sumisión al imperialismo yanqui.

De allí que su proyecto de país consista exclusivamente en derrocar al gobierno constitucional y devolver a Venezuela al paraíso neocolonial, politiquero y corrupto rechazado reiteradamente por los votantes desde 1998. Con ese obsesivo propósito, cada vez que son derrotados Washington decide un cambio de táctica.

Después de la apabullante victoria chavista en el referendo de 2006 la contrarrevolución quedó totalmente desmoralizada y el gobierno de Bush momentáneamente sin discurso frente a la contundencia del hecho. Pero fue sólo una pausa en el irrenunciable afán golpista que rápidamente encontraría un nuevo pretexto en la decisión soberana del gobierno venezolano de no renovar la concesión a Radio Caracas Televisión.

Durante casi todo lo que va de año ha brotado desde los templos de la libertad de prensa un torrente de calumnias y deformaciones en torno a la naturaleza legal de esa determinación y, en general sobre la política interior y exterior venezolana. ¡Cómo les molesta que Venezuela recuperara su petróleo y que, a diferencia de los regímenes neoliberales, lo use para sanar, educar, beneficiar a los que siempre quedaron fuera del reparto y para ayudar a otros pueblos! Hay que ver el odio que destilan las páginas del oligopólico Grupo de Periódicos de América ante el precedente de una televisora que ya no podrá envenenar más a su audiencia, como hacen ellos a diario. El lector puede imaginar la catadura del augusto grupo con sólo saber que uno de sus decanos es El Mercurio de Chile, orquestador del golpe de Estado fascista contra Salvador Allende. Qué decir de la desmelenada campaña antivenezolana de la Cámara de la Industria de la Radio y Televisión de México, siempre muda ante las injusticias de este mundo.

Derrotados otra vez, ya lo veremos, ¿qué viene?, ¿el intento de magnicidio? Mejor que lo piensen. Les puede costar muy caro.

La Jornada

 

 

 

 

 

 

COME

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: