La paz con Colombia

 Luis Britto

1
A principios de los noventa salvé mi voto en un jurado que premió un guión cuya premisa era la inevitabilidad de la guerra entre Colombia y Venezuela. Un recluta venezolano (ratero, flojo y cobarde) y otro colombiano (noble, valiente y casto) se separaban de sus unidades y recorrían juntos una Venezuela pintada como un complejo de fábricas de armamentos y bases de las FARC. La calumniosa fábula se filmó con fondos venezolanos. Salvo de nuevo mi voto en el guión de guerra fratricida que nos quiere imponer George W. Bush. Las guerras se siembran en el imaginario y se cosechan en la realidad.

2
Por eso escribí en 2004 que “el plan maestro de Estados Unidos es que Venezuela le pelee su guerra en Colombia, y que Colombia le entregue el petróleo venezolano”. Parto de tres evidentes premisas: 1) La potencia que pille las reservas de hidrocarburos del mundo lo dominará durante el medio siglo que duren. Para ello Estados Unidos promovió la guerra entre Irak e Irán, invadió Afganistán e Irak y apoyó el golpe de Estado de 2002 en Venezuela. 2) Estados Unidos no puede movilizar los contingentes que tal empresa requiere: sus fuerzas son casi todas mercenarias. Si nos invaden, dejan Irak a los iraquíes. 3) Estados Unidos requiere carne de cañón de otros pueblos para sus latrocinios. Por eso se sirve del sicariato en Chiapas, de los paramilitares guatemaltecos y de los ejércitos hondureño y panameño para forzar el corredor estratégico del Plan Puebla-Panamá, el cual culmina en el enclave militar del Plan Colombia, el Plan Patriota y el Plan Victoria, que implican una ofensiva de 18.000 soldados colombianos y 800 estadounidenses y una inversión de 7.000 millones de dólares, con la coartada de combatir la subversión y el objetivo de invadir América del Sur. Con razón afirma Chávez que “Colombia es un país intervenido por Estados Unidos” el cual “está creando condiciones para generar un conflicto entre Colombia y Venezuela”.

3
La invasión avisa. En el Plan Balboa, ejércitos de la OTAN se ejercitaron en dividir a Venezuela en dos países, previo el asesinato de su presidente. Estados Unidos instaló en Curazao la base Hato Rey y la Reina Beatriz en Aruba; sus almirantes promueven el relanzamiento de la IV Flota del Caribe, con portaaviones nuclear incluido. El gobernador del Zulia, Manuel Rosales, abre el 2006 con una campaña secesionista. Otra campaña presenta a Venezuela como narcotraficante, a pesar de su rango de tercer país del mundo en decomisos de droga desde que se libró de la DEA. Canales opositores infaman al presidente Chávez como cocainómano por probar una hoja de coca, que es como tildarlo de alcohólico por comerse una uva. También difunden un borroso video cuyo comentario miente que el alcalde bolivariano de Maracaibo, Di Martino, entregaría armas a las FARC. El portavoz del Departamento de Estado Shannon afirma que no hay tales suministros. Pero el vicepresidente colombiano Santos amenaza con secuestrar a Di Martino. Internet divulga instrucciones para la oposición venezolana sobre cómo ayudar al ejército de Estados Unidos en caso de invasión. Cuando los medios suenan, intervenciones traen.

4
Guerra avisada sí mata soldado. Según el International Institute for Strategic Studies, para 2001 el ejército venezolano integra 82.000 efectivos; el de Colombia 138.000. Según el World Economic Outlook, para 2005 Colombia presenta un gasto militar de 3.309 millones de dólares, el 3,8% de su PIB; y Venezuela menos de la mitad: unos 1.477 millones, el 1,6% de un PIB que asigna más de 9% a la Educación. En Venezuela concluyó la insurgencia armada con la masacre de Cantaura en 1982; la Hermana República lleva sesenta años de guerra civil ininterrumpida, e incrementa efectivos y gastos con las sucesivas movilizaciones del Plan Colombia. Venezuela compra en 2007 helicópteros de ataque, radares 3JYL-1, fusiles Kalashnikovs, dos submarinos Lada, doce aviones de transporte AN-70, un sistema de defensa aérea S-300 con misiles tierra-aire, y 40 helicópteros. El ejército colombiano nos supera en armamento y número de combatientes. Pero si nos invade, deja Colombia en manos de las FARC.

5
Nuestra mayor fragilidad reside en el frente interno. Venezuela cuenta con 27.483.200 habitantes, Colombia, con 43.430.000. Es posible que unos cuatro millones de colombianos estén dentro de nuestras fronteras. La inmensa mayoría es gente honesta, trabajadora y pacífica. Pero entre ellos se infiltran paramilitares que cobran vacuna, montan alcabalas y suplantan al hampa criolla en el narcotráfico, la trata de personas, el préstamo usurario y el juego ilegal. Bingos y casinos son las cabezas de playa de legitimación de capitales de esta invasión del crimen organizado. Los paramilitares son la perfecta Quinta Columna para apoyar cualquier agresión internacional. Sus armas de gran potencia podrían quizá impedir nuestra movilización popular. Por el contrario, el número de venezolanos dentro de Colombia es insignificante. Gracias al régimen de doble nacionalidad del artículo 41 de la constitución venezolana, personas con nacionalidad colombiana pueden ocupar todos los cargos de nuestro ejército, y de nuestros ministerios de la Defensa, de Relaciones Interiores y de Relaciones Exteriores, salvo el de ministros. La constitución de la Hermana República dispone en su artículo 97 que “El colombiano, aunque haya renunciado a la calidad de nacional, que actúe contra los intereses del país en guerra exterior contra Colombia, será juzgado y penado como traidor”. Nuestra Carta Magna no contempla ninguna norma que la equilibre o contrapese.

6
Ni venezolanos ni colombianos queremos una guerra en la cual el único ganador sería Estados Unidos. Sobre la ruina de nuestros países intentaría robarnos unos hidrocarburos que dos movimientos de resistencia popular le impedirán explotar. Si Estados Unidos nos invade, pierde el mundo. La paz es la única victoria posible.

¿Qué pasa en el Mercosur?

La integración nuestra de cada día

Por la Redacción de APM |

Cueste lo que cueste Sudamérica debe desarrollar sus estructuras de unidad. Sin embargo, las alertas no vienen mal. Sobre todo analizar con cuidado los pasos que unos y otros están dando.

Que el senado de Brasil anuncie que obstaculizará la formalización final del ingreso de Venezuela al Mercado Común del Sur (Mercosur) no es una buena noticia. Las posibles alianzas estratégicas de un uno de los socios del bloque con la Unión Europea (UE) tampoco. Los coqueteos de otros con Washington menos y la subsistencia solapadas de matrices neolibearlas en el proceso de integración regional, ni que decir.

Uruguay, que recibe la presidencia pro tempore del Mercosur de manos de Paraguay a fines del mes de junio, tendrá como primera prioridad intentar acelerar las negociaciones del bloque con la UE, en momentos en que Brasil pasa a ser “socio estratégico” de la misma.

“El presidente Tabaré Vázquez viajará a Lisboa y Bruselas en setiembre”, luego de asumir la presidencia pro tempore del bloque que Uruguay integra junto a Argentina, Brasil, Paraguay y Venezuela, dijo el director de Asuntos Económicos e Integración de la cancillería uruguaya, Carlos Amorío, según informó esta semana el boletín electrónico Somos Mercosur.

“Lo que va a intentar es acelerar es las negociaciones (de libre comercio entre) UE-Mercosur, que están estancadas”, agregó el funcionario. En tanto, indicó que “en Lisboa (el gobierno de Portugal asume en julio la presidencia pro tempore de la UE) el mandatario hará gestiones políticas, y en Bruselas se reunirá con la Comisión Europea, que es la que realiza las negociaciones”, aunque reconoce que su avance está atado al progreso de la Ronda de Doha.

“Por ahora es materia de elaboración”, añadieron, indicando que se trata de una “idea de ambos mandatarios para avanzar en la relación UE-Mercosur”, afirmo el mismo medio con soporte en Internet.

El presidente brasileño Luis Inacio Lula da Silva estará el 4 de julio en Lisboa para la cumbre UE-Brasil en la que se concretará el acuerdo de “socio estratégico”, propuesto hace unos días por la Comisión Europea.

Además de acelerar las negociaciones con la UE, Uruguay buscará, desde la presidencia del Mercosur, “solucionar las asimetrías, garantizar la libre circulación de bienes dentro del bloque, rever las negociaciones externas, y seguir las negociaciones arancelarias con Venezuela”, que está un “poco atrasada” respecto al cronograma para convertirse en miembro pleno del Mercosur, dijo Amorín.

En tanto, el director de Comercio de la Unión Europea (UE), Karl Falkenberg, se encuentra de gira por la región, con la intención de reflotar la posibilidad de llegar a un acuerdo comercial entre ambos bloques, que se negocia sin éxito desde hace varios años y siempre se posterga por las indefiniciones en la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Según el diplomático, las negociaciones biregionales podrían retomarse en el segundo semestre del año., aseguró Somos Mercosur.

Falkenberg, que ya estuvo en Argentina y Uruguay –donde fue recibido por funcionarios de las cancillerías, incluidos sus titulares, Jorge Taiana y Reinaldo Gargano respectivamente- partió en la mañana del miércoles 30 hacia Paraguay. La última escala de su visita será Brasil, país que recientemente la Comisión Europea propuso elevar al nivel de socio estratégico de la Unión Europea.

Europa y el Mercosur intentan llegar infructuosamente a un acuerdo desde 2000. La pretensión que se han planteado ambas regiones es constituir una “zona de libre comercio” que contemple reducciones arancelarias para el grueso de los productos que se comercializan. Pero las negociaciones se dieron de bruces tanto por la reticencia de Bruselas a ceder en el acceso a su mercado a la producción agrícola sudamericana así como por la falta de definición en la OMC, donde se discuten nuevas reglas a nivel global.

El secretario de Relaciones Económicas Internacionales argentino, Alfredo Chiaradía, aclaró que el negociador de Bruselas no presentó ninguna propuesta superadora para reformular las bases de un acuerdo entre los dos bloques regionales., informó Somos Mercosur.

En la visita de Falkenberg a las cuatro capitales del Mercosur (Asunción, Buenos Aires, Brasilia y Montevideo), no hubo mención a la apertura del mercado europeo a los granos y otros alimentos sudamericanos.

El enviado europeo descartó que la asociación estratégica bilateral que la UE ofreció a Brasil por fuera del Mercosur implique quitar importancia al resto del bloque. “Hay que ser realistas. Brasil es un jugador muy importante en la ONU y otros foros, pero no vemos que acercarnos a él compita con nuestro acuerdo con el Mercosur”, aclaró..

También conviene seguir de cerca lo siguiente. Brasil apoya el ingreso de México al Mercosur pero advierte que para entrar al bloque “hay reglas”.

Pocas semanas después de que Argentina manifestara su “deseo profundo” de que México ingrese al Mercosur, ahora Brasil también parece estar dispuesto a darle la bienvenida al país azteca al bloque regional. Eso sí: según dijo el canciller brasileño, Celso Amorim, primero debe firmar un convenio de libre comercio con los países miembros del acuerdo aduanero, subrayó el boletín Somos Mercosur.

A México “le daríamos la bienvenida, pero primero tiene que hacer un acuerdo de libre comercio con el Mercosur”, explicó Amorim en una reunión con periodistas.

Al ser consultado sobre iniciativas para que México se una al bloque que integran Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela, el canciller dijo que el Mercosur, y Brasil en particular, “no tenemos ningún problema con el hecho de que un país tenga un TLC (Tratado de Libre Comercio) con otro país, pero para entrar al Mercosur hay reglas”, afirmó.

Fue una referencia al acuerdo de libre comercio que México tiene con Estados Unidos y Canadá en el marco del NAFTA, principalmente. Frente a la pregunta de un periodista acerca de si la integración en América Latina es un proceso tumultuoso, el canciller respondió: “Es, pero vamos avanzando”.

¿Tan tumultuoso que fuerzas del Mercosur dejarían de lado su incompatibilidad con la estrategia estadounidense de TLC? ¿Estará alumbrando una película “El neoliberalismo contraataca, porque siempre estuvo en casa”?

EN VENEZUELA SE JUEGA EL DESTINO DE LA ESPECIE HUMANA

Por Prensa Latina

El presidente venezolano, Hugo Chávez, afirmó hoy que la lucha que desarrolla Venezuela por su independencia y soberanía es también por el destino de la especie humana.    

Lo que ocurre en Venezuela no es sólo por Venezuela, es una lucha por la soberanía y la indenpendencia, en la cual estamos en la vanguardia, pero no solos, apuntó.

El gobernante habló aquí en la apertura de unas Jornadas Internacionales convocadas por el canal multiestatal Telesur bajo el lema El derecho ciudadano a informar y a estar informado.

Chávez apuntó que en ese combate su país está acompañado por una multitud de hombres y mujeres, de gobiernos y movimientos de todas partes del mundo.

Es en realidad una batalla por la humanidad que debemos asumir a conciencia porque no podemos fallar, es el destino de Venezuela y de toda la especie humana, aseveró.

El presidente destacó que el simple acto soberano de no renovar la concesión de uso del espacio radioelétrico al canal privado Radio Caracas Televisión (RCTV) ha desatado una batalla mundial en torno a la revolución bolivariana.

Apuntó que la nueva emisora que ocupará el lugar de RCTV el próximo 27 de mayo será un televisora de interés social “del pueblo y para el pueblo, de la diversidad y para la diversidad”.

Asimismo, criticó las políticas de los grandes medios privados de comunicación que cercenan la historia e ignoran y desprecian la creatividad que hay en el seno de los pueblos.

Por esas acciones casi no conocemos nuestra historia debido a los modelos educativos elaborados por la clase dominante y sus medios de comunicacion en los últimos 200 años.

Explicó que a través del conocimiento se toma conciencia, y eso es lo que el imperio y las clases dominantes pretenden negarle a los pueblos, porque a medida que los pueblos conocen, se hacen revolucionarios y subversivos del orden establecido.

En otra parte de su discurso, el presidente presidente venezolano aseguró que su país no descansará ni un día en el esfuerzo de integración de la Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA).

El gobernante elogió los resultados de la reciente V Cumbre del ALBA, un mecanismo regional fundado por Cuba y Venezuela y al cual se han sumado ya Bolivia y Nicaragua y se espera la inminente incorporación de Haití, Ecuador y otros países.

Venezuela seguirá jugando un papel fundamental en el ALBA y no descansaremos un solo día en ese propósito, aseveró.

PRESIDENTE VENEZOLANO ACELERA IMPULSO AL ALBA

Por Prensa Latina

El presidente venezolano, Hugo Chávez, aseguró hoy que su país no descansará ni un día en el esfuerzo de integración de la Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA).

El gobernante elogió los resultados de la reciente V Cumbre del ALBA, un mecanismo regional fundado por Cuba y Venezuela y al cual se han sumado ya Bolivia y Nicaragua y se espera la inminente incorporación de Haití, Ecuador y otros países.

Recordó que la proyectada Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) impulsada por Estados Unidos la enterramos en 2005 en la ciudad argentina de Mar de Plata.

Chávez habló en la apertura de unas Jornadas Internacionales convocadas por el canal multiestatal Telesur bajo el lema El derecho ciudadano a informar y a estar informado.

El presidente venezolano llamó a la creación de “Empresas Gran Nacional” entre países del ALBA, entidades que no se guiarán “por la voraz competencia del mercado internacional, sino por la complementación, la solidaridad y la cooperación”.

Empresas cuyo propósito no es hacer más ricos a los ricos, sino solucionar los problemas de los pobres, precisó.

Venezuela seguirá jugando un papel fundamental en el ALBA y no descansaremos un solo día en ese propósito, aseveró.

Más adelante elogió los avances integracionistas en la región y mencionó la recién creada Unión de Naciones de Suramérica (UNASUR), PETROSUR, el Banco del Sur y otros proyectos en marcha.

¿Somos el eslabón débil de la integración latinoamericana y el Caribe?

Guillermo F. Parodi

Rebelión

Frente al triunfo de la derecha en Francia, explicado claramente por el temor de los burgueses franceses al desborde de la inmigración que Sarkozy supo reprimir de manera contundente, no hay más esperanza para los altermundistas que Latinoamérica. Y fundamentalmente las esperanzas se cifran en el movimiento racional y humanista que se está expresando a través del ALBA (Alternativa Bolivariana de las Américas), sus aliados y simpatizantes. Y,… ¿quién es el pilar del ALBA? Naturalmente que Hugo Chávez y el pueblo bolivariano, que amén de no estar solo tiene un mentor, el Comandante Fidel Castro Ruz.

A Venezuela y Cuba los acompañan ya: Bolivia, Nicaragua y Ecuador. El ALBA no es solo un mercado es una verdadera unión. No se basa en la competencia sino en la complementación y en la solidaridad. No se queda en el comercio sino que además se lanza a la creación del Banco del Sur para liberarse de las nefastas influencias de los organismos multilaterales creados en Bretton Woods. Tiene también sus simpatizantes: Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay, que ya se están beneficiando de sus principios, y que, pasito a pasito, a través de la entrada de Venezuela al MERCOSUR muestran su “animus societatis”.

Pero hoy nos surge una terrible preocupación. Esa preocupación se llama Argentina. ¿Será el eslabón débil de la integración?

Hay amigos y enemigos de la integración. Un enemigo es el gobierno de los EE UU que vio su plan hegemónico del ALCA sucumbir en la Cumbre de Mar del Plata. No se rindió, es cierto, sigue con las propuestas más peligrosas pero más factibles de los acuerdos bilaterales. Perú con Alan García está deseoso de firmar un TLC con los EE UU y Uruguay está cerca aunque su gobierno está un poco limitado por pertenecer al MERCOSUR.

Pero hablar de los EE UU y hablar del Israel no es muy diferente. Existe un término utilizado en Argentina en la época de Menem para caracterizar su relación con los EE UU que suena mal pero es “vox populi”, es el término “relaciones carnales”. Lo que es bueno para Israel es bueno para los EE UU, es una frase que el lobby israelí consiguió imponer en las mentes estadounidenses.

Por alguna oscura razón de Estado o personal el matrimonio Kirchner se ha hecho filo-sionista. Por allí salió que era por la complementariedad de las economías argentina e israelí, aunque no es un argumento convincente ya que muchos países satisfacen esa condición y no implican una enemistad transitiva, como la que está sufriendo EE UU por el apoyo fuera de toda razón práctica a las agresiones a Palestina, al Líbano y a la inducida agresión a Irak.

El periplo de la Senadora Nacional Cristina Fernández de Kirchner, con publicitadas reuniones con entidades sionistas, e incluso habiendo llegado a manifestar su interés en reconciliar a Hugo Chávez con esa comunidad muestra, sin ambages, una voluntad fuerte de ganar los favores del Estado de Israel.

Además Argentina se está comprometiendo en demasía con la alianza evidente con Israel a través de decisiones políticas respecto de temas legales por los ataques a la Embajada de Israel y a la AMIA, que pueden constituirse en un “casus beli” de Israel contra Irán. Argentina no puede ni debe implicarse en una acción de esa envergadura a través de juicios de dudosa validez, ya que cualquier especialista descartaría los aportes de servicios de inteligencia extranjeros como la Mossad, el FBI y la CIA, que evidentemente no son neutrales.

Israel es un país muy especial, tan especial que hace lo que quiere. El derecho internacional no se le aplica. Su historia reciente, es muy dolorosa. Pero no muy dolorosa para Israel, es dolorosa para todas sus víctimas empezando por los palestinos, siguiendo con los libaneses, luego con los iraquíes y la lista se puede extender a todos los Estados que se atrevieron a enfrentarlos. Oscura es también la creación del Estado cuyos “padres fundadores” eran verdaderos terroristas, que se destacaron con el asesinato del conde Folke Bernadotte enviado de las NN UU para tratar de contener la primera guerra árabe israelí (1948). Oscura es también la violación de la soberanía argentina cuando agentes israelíes secuestraron a Eichmann en Argentina [1] y lo llevaron a Israel para ahorcarlo. No respetan nada, es cierto, no existe el derecho aplicable para ellos, solo su prepotencia.

Las Resoluciones de la ONU no tienen importancia, no cumplieron con 65 resoluciones del Consejo de Seguridad [2] y 32 veces se ampararon en el veto de los EE UU desde 1982 [3].

El tema del lobby israelí en los EE UU fue tratado por muchos calificados estudiosos. Existen dos artículos contundentes escritos por intelectuales de valía académica, que muestran que darle paso al lobby israelí es más peligroso de lo que puede pensarse. Me refiero al Debate entre James Petras y Norman Finkelstein, El lobby de Israel en USA [4] y al seminal El Lobby israelí y la política exterior estadounidense, de John J. Mearsheimer y Stephen M. Walt [3]. La lectura atenta de ambos documentos muestra que en los EE UU el lobby llega incluso a hacer actuar a países como los EE UU, potencia hegemónica bélica y económica indiscutida, en contra de los intereses de su propio pueblo. Si a los EE UU les hacen eso, ¿qué no le hará el lobby a Argentina?

Los ciudadanos informados bien sabemos que la guerra con Irak no fue solo por el petróleo, fue fundamentalmente porque al lobby le molestaba un país que defendía a los palestinos [4]. Este dato es fundamental.

Como indujeron a los EE UU a atacar a Irak, qué les costaría enfrentar a Argentina con Venezuela. ¿Por qué Venezuela? Porque Venezuela juega un papel importantísimo no solo en Sudamérica y el Caribe, sino a nivel mundial, por ser el país líder de una transformación revolucionaria y no violenta. Venezuela además en un alarde de valentía y lucidez condenó las matanzas de inocentes en el Líbano. Venezuela además tiene acuerdos con Irán (que el lobby está queriendo eliminar), país demonizado por enriquecer uranio para fines pacíficos, que aunque fuéramos mal pensados podríamos citar al jefe de los servicios de inteligencia norteamericanos Michael McConnell, que declaró que Irán, si lo quisiera, solo podría fabricar una bomba nuclear en 2015 [abc].

Las Instituciones argentinas son débiles. No son como las de los EE UU que pese a tener a un demente como presidente siguen funcionando. Argentina es vulnerable. Argentina fue y es un bocado preciado para los sionistas. La historia presenta a Argentina y a Uganda como candidatos desechados para establecer el Estado de Israel.

Las señales son inequívocas. Las causas de los atentados de la Embajada Israelí y de la AMIA, se sustentan en informes de la Mossad , el FBI y la CIA. ¿Qué? Sí, absolutamente cierto. Ningún niño con alguna formación aceptaría tamaño disparate jurídico. Pero la Argentina de Kirchner sí. Argentina toleró además que agentes de la Mossad atacaran a funcionarios de la embajada de Irán montados en veloces motocicletas. Un funcionario de la embajada iraní fue atacado por un par de motociclistas el día siguiente al atentado (¿qué pruebas podrían tener?) y recibió cinco balazos, le salvaron la vida con una delicada operación y su postoperatorio lo pasó en un avión rumbo a su país. O sea Argentina sabe y tolera que agentes extranjeros y peor aún de un país que no respeta leyes realicen incursiones armadas en sus tierras.

En ese contexto, si admitimos a un lobby israelí sin límites de dinero y ambiciones afianzado en Argentina. ¿Impedirá la tan ansiada construcción de la Patria Grande de Simón Bolívar? Con toda seguridad, sí. ¿Conseguirá o no que Argentina ataque a Venezuela por ser un país molesto para Israel? Si no ponemos ningún freno: ¡la razón y la experiencia dicen que sí!

Los ciudadanos de a pié, y los ciudadanos que nos jugamos gritamos ¡NUNCA!

—————

[1] Tras 45 años, Israel admite que sus espías lo secuestraron en Argentina.

http://www.clarin.com/diario/2005/02/04/elmundo/i-02215.htm

[2] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=20595

[3] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=29522.

Publicado previamente en London Review of Books, 23Mar06

[4] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=50078

[5] http://www.heraldo.es/heraldo.html?noticia=192769

———-

Guillermo F. Parodi es escritor, profesor universitario, miembro del Observatorio Internacional de la Deuda y de los colectivos de Rebelión, Cubadebate y Tlaxcala (www.tlaxcala.es), la red de traductores por la diversidad lingüística.

América Latina: ¿Cooperación o conflicto?

Theotonio dos Santos

Alai-amlatina

En artículos anteriores hemos señalado la favorable coyuntura que vive Latinoamérica y los países del llamado Tercer Mundo, caracterizada por un enorme excedente monetario, una liquidez excepcional que se articula con un momento de fuerte renovación tecnológica y una rebaja dramática de los precios de los productos manufacturados, incluso de las máquinas y equipos, de las materias primas industrializadas y otros insumos de la producción.

En este contexto, se abren excelentes oportunidades para el crecimiento y el desarrollo económico, sobre todo si estos países hacen fuertes inversiones en ciencia y tecnología para abrir nuevos campos del conocimiento y de la producción y asignan fuertes recursos a la educación, desde una perspectiva revolucionaria, audaz y consecuente que reafirme las identidades culturales de los pueblos que los conforman.

Como lo hemos sugerido en varias oportunidades, hay una expansión impresionante de la subjetividad de los pueblos de la región que alcanza incluso a los sectores de muy baja renta, hay una nueva conciencia que afirma identidades hasta ahora bloqueadas por fuertes esquemas represivos, como el caso de los pueblos indígenas y, al mismo tiempo, amplía el alcance de estas identidades creando lazos continentales y universales.

Otra vez podemos usar el ejemplo de los pueblos indígenas que recogen una identidad nacional y regional hace mucho reprimida en su experiencia diaria para producir agendas nacionales, regionales, continentales y universales (como la convocatoria universal de los zapatistas en contra de la globalización) o inclusive una propuesta de un nuevo paradigma cultural a partir de la relación de los pueblos indígenas con la naturaleza.

Lo importante no es tanto la verdad histórica y científica de estas pretensiones sino la audacia, la voluntad política y la energía vital que ellas expresan en un momento en que la ideología socialista del proletariado industrial se muestra debilitada y se coloca a la defensiva junto a la disminución del rol de la industria en la dinámica económica mundial.

Por esto no es bueno subestimar la profundidad de los movimientos actuales por la integración latinoamericana. No se trata de un movimiento puramente mercantil, a pesar de que el intercambio de bienes está ligado a fuertes realidades culturales. Se trata de una voluntad creciente que expresa deseos contenidos por siglos de fracaso regional. La expansión norteamericana en América Latina tiene dos lados contradictorios: El reconocimiento de la eficacia de la economía capitalista moderna, sobretodo de la producción manufacturera, asalariada y mercantil, de un lado, y, de otro, el rechazo a la imposición de la sumisión de la región, en la medida en que Estados Unidos se unía a los latifundistas locales o internacionales para reducirnos a la condición de un capitalismo dependiente y subordinado al servicio de su demanda de materias primas y productos agrícolas.

América Latina se unió en torno de la idea del desarrollo regional, se identificó culturalmente en la perspectiva de una lucha común en contra del imperialismo estadounidense, lucha en la cual encontró incluso importantes aliados dentro de Estados Unidos donde un fuerte movimiento antiimperialista siempre apoyó esta perspectiva de los pueblos del sur.

En el contexto actual, en el cual se presentan posibilidades concretas de avanzar en el desarrollo regional, donde nuevas formas de cooperación ganan fuerza cada día en la región, se levantan, una vez más, los intereses de los aliados del subdesarrollo y de la dependencia. Ellos se alimentan de las relaciones económicas desiguales y temen el desarrollo de una conciencia colectiva regional y de las acciones a favor del fortalecimiento de una política regional común y unificada.

Esta reacción tiene dos instrumentos: de un lado, las constantes búsquedas de situaciones contrarias a la integración regional y de razones para su fracaso. De otro lado, la intervención o incitación la división entre los países de la región. En el momento actual esta intervención busca dividir las corrientes políticas progresistas de la región, como el intento de división entre los gobiernos de Brasil y de Venezuela por el liderazgo de la región. En el pasado lanzaron siempre a los argentinos contra los brasileños con resultados favorables para sus objetivos. Además de varios otros conflictos regionales que alentaron y apoyaron.

En el momento actual, ven sobre todo una brecha en las relaciones entre Bolivia y Brasil. Aprovechando las ventajas inmorales que empresas brasileñas adquirieron en Bolivia durante el imperio de los negociantes corruptos, bajo la inspiración de la ideología neoliberal, quieren ahora defenderlas bajo banderas “nacionalistas” con el objetivo de estimular el confronto entre el gobierno brasileño y el boliviano. Más aún, frente a las dificultades para convencer a la nación a apoyar sus ambiciones, quieren ahora aprovecharse de las pretensiones sediciosas de las provincias bolivianas que crecieron en los últimos años a partir de las inversiones agro industriales, muchas veces ligadas a los mercados y capitales brasileños.

La prensa brasileña, particularmente el periódico O Globo, abre titulares de primera página para anunciar una guerra civil en Bolivia, a partir de los cuatro departamentos de Santa Cruz, Pando, Bení y Tarija, la “media luna” “moderna” y sin importante presencia indígena. Ahí, cerca de 12 mil hombres estarían siendo entrenados secretamente para levantarse en contra del gobierno central. En vez de protestar contra el peligro que representa para América del Sur y para Brasil un conflicto como este, se regocijan y usan el testimonio de “diplomáticos” y “científicos políticos” que saludan esta situación como favorable a Brasil para obligar a los bolivianos, a Evo Morales más claramente, a disminuir su presión sobre Brasil para que éste pague un precio más razonable por su gas.

A este grado han llegado los delirios derechistas en nuestro continente y su horror a la justicia social y a la defensa de los derechos de los pueblos. Más grave aún es su provocación a los militares de la región y de Brasil, en particular, al plantear la hipótesis de una intervención militar de la Venezuela de Hugo Chávez a favor de Bolivia.

Estos señores están profundamente equivocados. Los militares latinoamericanos y brasileños, en particular, no se dejarán llevar por conspiraciones de este tipo. Todos sabemos los orígenes de estas informaciones confidenciales. Son las mismas que demostraban la existencia de armas de destrucción masiva terribles en el Irak de Saddan Hussein. Los militares se han dejado llevar muchas veces por este tipo de informaciones falsas y ha asumido compromisos de gobierno y represión que los apartaron de nuestros pueblos y del fortalecimiento de nuestras naciones. Hoy día es muy difícil que se dejen atrapar otra vez por estas conspiraciones.

Carlos Andrés Pérez lo intentó en Venezuela en la década del 90 con resultados contrarios a sus pretensiones. Solo fortaleció a un militar que él odia: Hugo Chávez. Estos señores se están moviendo en aguas turbias. Pero pueden estar convencidos que los militares bolivianos defenderán la unidad nacional del pueblo boliviano y la integración latinoamericana. Y pueden estar convencidos también que los militares brasileños no irán a Bolivia a servir sus intereses económicos y geopolíticos contrarios a la voluntad de nuestros pueblos.

– Theotonio dos Santos es Director Presidente de REGGEN (www.reggen.org.br) y profesor visitante de la Universidad Estadual de Paraíba (UEPB) Brasil.

LULA QUIERE MONEDA ÚNICA, BANCO Y GASODUCTO PARA EL MERCOSUR Y ASEGURA: “NUNCA DEMONICÉ A CHÁVEZ”

Por Bob Fernandes

Entrevista con Terra Magazine donde el presidente brasileño expone las principales prioridades de su gobierno respecto al proceso latinoamericano y sostiene que el siglo XXI será el siglo de América Latina.

Terra Magazine: La integración de América Latina, del Cono Sur, es una de las prioridades de su gobierno como política externa. Ahora bien, eso tiene contradicciones. En este momento, por ejemplo: el presidente Evo Morales, con sus asuntos internos del petróleo y del gas, el presidente Chávez y las nacionalizaciones… ¿Cómo conciliar eso? ¿Cómo conversar?

Luis Ignacio Lula da Silva: Yo no veo que el hecho de que un presidente de la República como Evo Morales, Chávez o cualquier otro piense en nacionalizar el gas, el petróleo o cualquier otra empresa pueda significar un problema en la relación de Estado a Estado. Está Petrobrás, que tiene una relación con contrato…

Terra Magazine: … empresarial, comercial.

Luis Ignacio Lula da Silva: Con Bolivia, si se rompe ese acuerdo, Petrobrás acudirá a los tribunales internacionales para pelear por sus derechos. En segundo lugar, Bob, sucede que la integración es, en mi opinión, la única posibilidad de transformar a América del Sur y a América Latina en un continente a ser tenido en consideración…

Terra Magazine: Con fuerza para negociar…

Luis Ignacio Lula da Silva: Sí, con fuerza para negociar en el denominado orden político, social y económico del mundo. Nosotros somos un continente de casi 370 millones de habitantes, tenemos un PBI, yo diría, razonable. Y estamos viviendo de espaldas unos a otros. O sea, todo el mundo prefiere negociar con Estados Unidos y la Unión Europea, y pocas veces nos sentamos a conversar entre nosotros. ¿Qué hicimos? Fortalecimos el Mercosur -y hay que fortalecerlo más aún- por las asimetrías, porque hay dos países pequeños, económicamente más frágiles, que son Uruguay y Paraguay, y tenemos que cuidar, ayudar a esos países. Y ahí la responsabilidad es de Brasil y de Argentina. Trajimos a Venezuela al Mercosur, queremos traer a Bolivia, a Ecuador, a Colombia, a Chile… En realidad, queremos transformar a América del Sur en un bloque unido política y económicamente. Debemos soñar con tener una moneda única, un banco único…

Terra Magazine: ¿Usted cree que es posible tener un banco único? ¿El Banco del Sur es un espejismo o puede ser una realidad?

Luis Ignacio Lula da Silva: Puede ser una realidad, si definimos correctamente lo que queremos del banco. ¿Para qué va a servir ese banco? ¿Va a ser un banco de financiamiento o un banco de desarrollo? ¿Un banco para prestar dinero cuando quiebre el país, como el FMI, o uno de desarrollo, como el BNDES brasilero? Creo que, una vez definido eso, será posible crear ese banco.

Terra Magazine: ¿Pero hay conversaciones encaminadas?

Luis Ignacio Lula da Silva: Sí, las hay. El viernes hubo una reunión de los ministros de Economía de los países de América del Sur, en Quito. Las conversaciones están encaminadas. Brasil y Argentina ya están trabajando sobre la posibilidad de que los intercambios comerciales se realicen con nuestras monedas, el Real y el Peso. Sin dólar en el medio. Entonces, estamos avanzando. Ese avance va a ser mucho más grande en la medida en que la gente vaya teniendo confianza en nuestra relación. Porque es importante recordar que durante mucho tiempo Brasil fue visto como un país imperialista.

Terra Magazine: El imperialista de la región.

Luis Ignacio Lula da Silva: Y nosotros no queremos ser imperialistas, no queremos una relación hegemónica. Queremos una relación de socios.

Terra Magazine: Presidente, sé que no debemos personalizar asuntos de Estado. Pero, como cada Estado tiene sus circunstancias, está obligado, eventualmente, a jugar un poco más adelante o un poco más atrás. En la última conversación que tuvimos en septiembre, durante la campaña electoral, usted nos reveló que en una charla con Evo le dijo “no pongas una espada sobre mi cabeza porque pondré una sobre la tuya”. Se dice que hace poco ustedes tuvieron otra conversación muy dura. ¿Eso forma parte del juego, cómo se explica?

Luis Ignacio Lula da Silva: Mira, te voy explicar: forma parte del juego porque yo entiendo el discurso de Evo hacia el pueblo boliviano, pero él necesita entender el discurso que yo tuve que hacer para el pueblo brasileño. En un primer momento, aquí en Brasil, en época de elecciones, los sectores más conservadores querían que yo hiciese críticas profundas a Bolivia. Nunca lo hice porque siempre entendí que un país tiene derecho a tener el dominio de sus materias primas, sobre todo tratándose de una matriz energética.

Terra Magazine: Y está su electorado…

Luis Ignacio Lula da Silva: Evo tiene que tener su discurso. Lo que tiene que pensar, y lo que he conversado con él, es que, al tener su propio discurso con su gente, debe tener en cuenta…

Terra Magazine: … que hay socios.

Luis Ignacio Lula da Silva: Que hay socios, sí. Y que, por lo tanto, el discurso que él haga a su gente no puede truncar una relación histórica entre Brasil y Bolivia. Es simplemente eso. Por ejemplo, cuando hubo problemas con los cultivadores de soja brasileños, le dije a Evo: ‘hay una contradicción entre nosotros, mientras yo me esfuerzo por legalizar a cine mil bolivianos que viven en Brasil, tú te esfuerzas por expulsar a los brasileños de Bolivia”. Es un contrasentido. Hay que tener, como mínimo, una sociedad.

Terra Magazine: Pero una necesidad de radicalidad oral que él tenga eventualmente, ¿puede crear problemas mayores?

Luiz Inacio Lula da Silva: Pienso que la necesidad de radicalidad oral es incompatible con la necesidad de sentido común de quien gobierna. O sea, cuando uno gobierna va descubriendo, con el correr del tiempo, que gobierna para todos: el rico, la clase media, el blanco, el negro el indio… Aunque usted tenga sus preferencias. Aquí en Brasil, yo siempre digo que gobierno para todos: Pero no, mi preferencia es ayudar a la población más pobre. Evo tiene como preferencia de ayudar a la población mayoritaria de Bolivia, que son los indígenas. Entonces, muy bien. Pero eso no puede chocar…

Terra Magazine: …obstaculizar.

Luiz Inacio Lula da Silva: Obstaculizar una buena relación entre el Estado brasileño y el Estado boliviano, claro.

Terra Magazine: Hay algo ausente en nuestra conversación: los medios. Y por eso le hago esta pregunta. Su relación con el presidente Chávez, de parte a parte. Se dice, a veces, que ustedes están peleados. A veces, en el medio de una elección, él se convierte en un demonio y así se lo relaciona con usted. Otras tantas veces parece ser socio suyo y de sus políticas. ¿Qué hay de verdadero en la relación con Chávez? ¿Ustedes se llevan bien? En cuanto a las nacionalizaciones, él anuncia que va a nacionalizar la siderúrgica (N. de la R.: Ternium-Sidor, que tiene participación accionaria de Usiminas, de Brasil), que es un asunto interno de Venezuela. ¿Cómo es esto? Yo veo y leo tantas cosas…

Luiz Inacio Lula da Silva: Te explico: yo nunca acepté la demonización de Chávez. Durante la campaña yo insistí en…

Terra Magazine: …ir hasta la frontera.

Luiz Inacio Lula da Silva: Insistí en traer a Chávez a Brasil, y Chávez vino y me apoyó, no tuve ningún problema. Fui a Venezuela y apoyé a Chávez con la mayor… Deja que te cuente: primero, mi relación con Chávez es una relación personal, muy sincera y muy fuerte. Y la relación Brasil-Venezuela también es fuerte. Nosotros tenemos cosas importantes que hacer para el continente. Por ejemplo, el gasoducto.

Terra Magazine: ¿Y sale?

Luiz Inacio Lula da Silva: ¡Sale!

Terra Magazine: ¡La obra pasa por la selva amazónica!

Luiz Inacio Lula da Silva: Vea, tenemos a decenas de técnicos trabajando, hay que elaborar un proyecto y cuando esté listo el proyecto ejecutivo podremos ver el costo del emprendimiento y la dimensión de los problemas ambientales que vamos a tener. Pero la idea es poder hacer un gasoducto que pase por todo el territorio nacional, llegando a Bolivia, Uruguay, Argentina y quizás hasta Chile. Tenemos sociedades con Petrobras y PDVSA, que son importantes. Tenemos un proyecto en Venezuela en el que PDVSA tiene un 40% y Petrobrás otro 40%.

Terra Magazine: Y ahora, con esos temas de las nacionalizaciones, usted no…

Luiz Inacio Lula da Silva: No hay problema. Y tenemos otro proyecto en Pernambuco.

Terra Magazine: La refinería Abreu y Lima.

Luiz Inacio Lula da Silva: Sí, en la que Petrobrás tiene un 60% y PDVSA un 40%. Entonces, el hecho de que un país quiera nacionalizar determinadas industrias que son estratégicas para ellos… Tomemos la historia del petróleo en el mundo: ¿Cómo surgió Saddam Hussein? ¿Cómo surgió Kadhafi? Si usted toma esos ejemplos, verá que todos ellos surgieron por culpa de la pelea por el gas, la nacionalización de petróleo. Y nosotros no podemos hacer de eso un motivo de divergencia. Quiero terminar diciendo lo siguiente: tengo por Chávez un profundo respeto, estoy convencido de que hacía muchos años que Venezuela no tenía un presidente comprometido con la gente pobre de su país como Chávez. Cuando tenemos una divergencia, tomamos el teléfono y la resolvemos.

Terra Magazine: Para cerrar: caminamos hacia una moneda única, y la relación de Brasil con Estados Unidos… ¿No interfiere, no estorba de alguna manera?

Luiz Inacio Lula da Silva: No interfiere. Vea, Brasil y Argentina tienen que comprender que, como son las dos economías más grandes del Mercosur, los gestos que hagan pueden repercutir favorablemente en otros países, en los que ya están en el Mercosur o en los que quieren entrar. Estados Unidos tiene conciencia de una cosa: el hecho de que Brasil, Argentina y otros países tengan relaciones estratégicas con ellos no impide que establezcamos relaciones entre nosotros.

Terra Magazine: Ni que a los ojos de ellos, usted sea una alternativa de “equilibrio”?

Luiz Inacio Lula da Silva: No hay ningún problema… Creo que debemos ser el equilibrio de nosotros mismos, aquí. Pienso que nadie de afuera será un punto de equilibrio. Además, siempre que alguien de afuera intentó ser el punto de equilibrio lo que tuvimos…

Terra Magazine: …fue un desequilibrio.

Luiz Inacio Lula da Silva: Tuvimos problemas en todos los países da América del Sur, un desequilibrio. El dato concreto es el siguiente: somos un bloque de países que está construyendo una democracia, muchas veces aún incipiente, con vestigios de autoritarismo, por injerencia de otros. Y nosotros queremos lograrlo por nosotros mismos. Es eso simplemente: vamos a lograrlo. No tengo dudas de que el siglo XXI será el siglo de América Latina.

Chávez: “crece el ALBA, muere el ALCA”

BBC

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, inauguró la cumbre de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), que se celebra en su país, con un saludo al líder cubano Fidel Castro y con una sentencia de muerte al Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA).

En el encuentro, que se lleva a cabo en Barquisimeto, a 400 kilómetros al oeste de Caracas, se han dado cita los presidentes de Bolivia, Evo Morales y Nicaragua, Daniel Ortega, y el vicepresidente de Cuba, Carlos Lage.

También asistieron como observadores el presidente de Haití, René Préval, y la canciller de Ecuador, María Fernanda Espinosa, así como también delegaciones de Uruguay y de las naciones caribeñas San Vicente (Saint Vincent), San Cristóbal y Nieves (Saint Kitts and Nevis) y Dominica.

“El ALBA sigue creciendo. El ALCA ha muerto”, dijo el jefe de estado venezolano.

En declaraciones recogidas por la prensa local, Chávez insistió en que el ALBA es un proyecto que se ha consolidado en una nueva etapa y que busca unir naciones y no sólo integrar mercados.

Lo social

Uno de los objetivos del encuentro, según el mandatario venezolano, es la elaboración de un conjunto de proyectos que abarquen áreas como la educación, la salud, la producción de alimentos y la energía “colocando lo social por delante”.

Cuba y Venezuela suscribieron el acuerdo fundacional del ALBA en 2004 mientras que, un año después, se unió Bolivia y este año se integró Nicaragua.

Aunque la intención de su creador, Chávez, es contar con más países, algunas naciones prefieren observar, por ahora.

La titular de Relaciones Exteriores de Ecuador señaló: “Ecuador es un país que apoya toda iniciativa de integración y cooperación entre los países de América Latina, pero su adhesión al ALBA es una decisión que tendrá que tomar el presidente de la República (Rafael Correa)”.

Castro ausente, pero presente

Pese a que el líder cubano no pudo asistir a la cumbre del ALBA, su homólogo venezolano lo tuvo presente en sus palabras inaugurales.

“Fidel está pegado al televisor”, dijo el mandatario anfitrión desde la tribuna donde le dio apertura al encuentro.

Un día antes, el mandatario boliviano ya había evocado a Castro cuando aseguró, ante medios de comunicación de su país, que estaba seguro de que el líder cubano reasumirá la primera magistratura de la isla el 1 de Mayo.

Sin embargo, sobre una posible aparición de Castro en las actividades previstas para esa fecha las autoridades cubanas no se han pronunciado.

“Todos quisiéramos que su rápida recuperación sea aún más rápida y que pudiera estar con nosotros”, dijo este sábado el ministro de Economía de Cuba, José Luis Rodríguez.